Finanzas

James Simons, el millonario con historia en Colombia

Cómo una inversión de hace más de 50 años en una firma colombiana fue la semilla de un fondo de inversión en Bermudas, que hoy es mencionado en los ‘Paradise Papers’.

James Simons

Finanzas Por: Redacción Portafolio

Bogotá, años 60. Tres jóvenes amigos, recién egresados del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), llegan a la capital colombiana provenientes de Boston (EE.UU.), luego de siete semanas cruzando el continente en moto.

(Lea: Empresas colombianas explican presencia en lista de 'Paradise Papers')

Entre ellos hay un físico colombiano y un matemático estadounidense. En Bogotá, son recibidos por otro amigo, un ingeniero civil también del MIT.

(Lea: Shakira y otras personalidades nombradas en los ‘Paradise Papers’)

Junto a otros socios, emprenden un negocio de pisos de vinilo, luego comenzaron a producir el PVC necesario para sus baldosas, y después vinieron los tubos en ese material.

Los emprendimientos (llamados Pavco y Petco), dieron tan buenos resultados, al punto que se convirtieron en la semilla para grandes inversiones que hoy todavía son noticia.

Los colombianos son los reconocidos empresarios Jimmy Mayer y Edmundo Esquenazi (fallecido en 2014), fundadores de varias empresas en diferentes sectores (principalmente el petroquímico), que dieron origen al Grupo Sanford, por muchos años uno de los más reconocidos en Colombia.

Por su parte, el estadounidense es James H. Simons, uno de los 25 hombres más ricos de su país y reconocido filántropo por sus donaciones para la investigación y educación en matemáticas y ciencias.

Simons es el fundador –entre otros– del fondo de cobertura Renaissance Technologies y, aunque se trata de un multimillonario de muy bajo perfil, por estos días su nombre ha sonado, al ser mencionado en los ‘Paradise Papers’, que no son otra cosa que la filtración de documentos sobre la actividad financiera de los más ricos del mundo en los paraísos fiscales.

En esta ocasión, salió a la luz el registro de 120.000 personas, incluidas empresarios, gobernantes y celebridades. Si bien el hecho de aparecer en el listado no significa que se esté haciendo algo ilegal, esto reaviva el debate sobre la desigualdad, pues se siembran dudas sobre si las personas más acaudaladas están o no pagando los impuestos que les corresponde en cada país.

DE BAJO PERFIL

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), que ha analizado los documentos, señala que, aparte de los millones de dólares en activos que tiene James Simons en Estados Unidos (según Forbes, su fortuna es de 18.500 millones de dólares), tiene más de 7.000 millones de dólares en un fideicomiso en Bermuda, uno de los más grandes descubiertos.

Según el Consorcio, “la revelación de la masiva fortuna offshore cambia lo que se conocía públicamente sobre la riqueza de Simons, y ofrece un estudio de caso de lo poco que sabemos acerca de las fortunas de las personas más ricas del planeta”.

Y aunque es uno de muchos, llama la atención si se tiene en cuenta que la investigación de ICIJ cita a Simons diciendo que el fideicomiso, llamado Lord Jim fue creado en 1974 y que se trató de un “regalo sorpresa de 100.000 dólares del colombiano Víctor Shaio” (fallecido en 1997). Este industrial fue, justamente, uno de los socios que junto con Mayer, Esquenazi (quien era su yerno en ese entonces) y otros, dieron origen a Pavco y a otras firmas.

Pese a que no se conocen mayores detalles de esa transacción en Lord Jim (en realidad es poco lo que se sabe sobre los negocios del estadounidense), en una charla dada hace algunos años en un evento de evento de la American Mathematical Society, Simons dio más detalles sobre sus operaciones en Colombia.

A Jimmy Mayer y Edmundo Esquenazi los conoció en sus épocas de estudiantes en el MIT, pues eran compañeros de póker, y decidieron viajar en moto desde Boston a Suramérica, en una peligrosa travesía de casi dos meses.

Aunque la experiencia de Simons hasta ese momento estaba enfocada exclusivamente a los temas académicos, fue con los colombianos que hizo su primera sociedad.

Cuando estuve en Colombia, vi que era un país interesante, en el que se podía hacer muchas cosas en manufactura. Mis dos amigos eran muy brillantes, y les dije que no me iba hasta que encontráramos un negocio. Al principio no estaban muy seguros, pero yo tenía algo de dinero, mi papá también y ellos igualmente consiguieron una parte”, dijo Simons en el evento.

Recordando los pisos de los dormitorios del MIT y la escasa oferta en Colombia, fue que nació la idea de Pavco (Pisos Asfaltados y Vinilos de Colombia).

A la empresa le fue bien y pasado un tiempo, varios accionistas vendieron su participación (entre ellos Shaio, quien rompió relaciones comerciales con Edmundo Esquenazi, luego de que este se divorciara de su hija), y el estadounidense tomó sus ganancias en el negocio, que según él fueron unos 600.000 dólares.

Ese dinero, más unos recursos de sus amigos, fue destinados para otras inversiones, lideradas por un conocido suyo, también matemático y con experiencia en commodities.

Como Simons no quería ser un trader tradicional, de los que no duermen por seguir cada movimiento del mercado, decidió sacar partido de su conocimiento matemático para diseñar mecanismos que le permitieran predecir el comportamiento de los mercados.

En los últimos 40 años, esa estrategia se convirtió en una fábrica de dinero contante y sonante, al punto que uno de los vehículos de inversión de su empresa alcanzó a ser uno de los fondos con mayores recursos bajo administración en el mundo.

¿Cómo lo hace? Casi nadie sabe. Lo que sí se conoce es que James Simons ( retirado desde hace varios años de su empresa principal) siempre se rehusó a hablar de sus estrategias de inversión, pero en lo que siempre se destacó más públicamente fue en sus trabajos académicos como matemático, en sus labores filantrópicas (que de hecho también están relacionadas con fideicomisos en territorios laxos en materia fiscal), y en sus donaciones a la política, principalmente a candidatos del partido Demócrata de los Estados Unidos.


luicon@eltiempo.com