Finanzas

En emergentes, los retornos pesan más que las calificaciones

Para la muestra, en seis países que recientemente sufrieron recortes –incluido Colombia–, el impacto fue mínimo, y la percepción de riesgo siguió disminuyendo.

Wall Street

Finanzas Por: Redacción Portafolio

¿Qué pasa si se baja una calificación crediticia y a nadie le importa? Quienes invierten en mercados emergentes no se preocupan mucho por la opinión de las empresas de calificación en estos días, ya que la búsqueda de rendimiento supera a lo que consideran evaluaciones con retrovisión. La mayoría de los países en desarrollo cuya calificación fue rebajada en los últimos seis meses, incluidos Brasil, Colombia y Sudáfrica, vieron como aumentaba su prima de riesgo solo por un breve lapso después de la decisión para reanudar con rapidez su marcha descendente en medio de un fuerte estado de ánimo de no aversión al riesgo.

(Lea: Deuda externa de los bancos cerró el 2017 con un alza del 3,9%)

Parte de la explicación es simple. Los inversionistas vienen buscando altos rendimientos en un entorno de tasas de interés obstinadamente bajas y están dispuestos a asumir mas riesgos para obtener retornos jugosos, al menos hasta las turbulencias del mercado de esta semana. Mientras tanto, se prevé un repunte del crecimiento en los países en desarrollo, y algunos de los más grandes, como Brasil e India, se comprometen a realizar reformas económicas favorables al mercado.

(Lea: Calificadora china rebaja a Estados Unidos al mismo nivel de Colombia)

Pero la base de todo eso es un hecho simple: los mercados hablan más alto que las empresas de calificación, que tienden a tener puntos de vista a más largo plazo.

“Una palabra: retrovisión”, dijo Edwin Gutiérrez, jefe de deuda soberana de mercados emergentes en Aberdeen Standard Investments, con sede en Londres, sobre el accionar de las empresas calificadoras de riesgo.

Dado el fuerte viento de cola económico, Jennifer Gorgoll, gestora de fondos en Atlanta para Neuberger Berman Group que colabora en la administración de US$16.700 millones en deuda de mercados emergentes, dice que el impacto del accionar de las empresas de calificación en los activos de los países en desarrollo continuará siendo leve.

“No estoy diciendo que las agencias de calificación no importen, pero ahora el entorno es diferente y los cambios de nota negativos pueden tener un impacto menor en los diferenciales”, dijo.

Las medidas de riesgo, como las permutas de incumplimiento crediticio y los diferenciales de los bonos soberanos, cayeron en Colombia y Sudáfrica luego de sus últimas rebajas de nota y también en Brasil, que incluso logró vender deuda una semana después de que S&P Global Ratings acentuó su calificación de basura.