1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

A partir de hoy, morosos podrán renegociar deudas

El objetivo es que se puedan modificar las condiciones de tasas de interés o plazos de los créditos vencidos para facilitar los pagos.

Ley de presupuesto para 2011 ya tiene firma presidencial; monto será de 147,3 billones de pesos

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
octubre 30 de 2017 - 09:58 p.m.
2017-10-30

Quienes hayan tenido dificultades para pagar sus créditos en las últimas semanas, a partir de hoy podrán solicitar a las entidades financieras que les renegocien la deuda sin las implicaciones de una reestructuración.

(Lea: Así mueve 2.500 millones de pesos diarios el ‘gota a gota')

Esto, con la entrada en vigencia de una disposición de la Superintendencia Financiera, con la cual se busca que se puedan modificar las condiciones de los préstamos y así facilitar los pagos.

(Lea: Arrendar, la mejor opción para generar ingresos de los 'Baby Boomers')

En su momento, el superintendente Financiero, Jorge Castaño, explicó que los clientes solo pueden acceder una vez a este beneficio, y para hacerlo deben cumplir con la condición que la mora del crédito no supere los 60 días cuando son de consumo o microcréditos, pero si son de vivienda o comerciales, el vencimiento debe ser de máximo 90 días.

Se calcula que unos 8 billones de pesos, representados en 594.000 créditos, podrían ser objeto de la renegociación.

Una vez las entidades financieras reciban las solicitudes, deberán analizar la nueva realidad del usuario y sus características particulares, para que la renegociación sea viable.

Cabe recordar que no es obligación aceptar la renegociación, pero, de ser aceptada, los establecimientos de crédito deberán informar a los usuarios sobre las implicaciones en costos; calificación; tasas; plazos; plan de pagos y los efectos del incumplimiento.

Y si el usuario vuelve a ‘colgarse’, el crédito deberá pasar a un proceso de reestructuración con sus implicaciones en materia de calificación de riesgo.

Compartir