Actividad física, la clave para su corazón | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Actividad física, la clave para su corazón

Uno de los retos más grandes para los gobiernos de los diferentes países lo constituye combatir el sedentarismo de la población.

POR:
marzo 28 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-28

Por esta razón, se adelantan en diferentes países campañas masivas con el fin de estimular la actividad física, ejemplos de esto son los programas ‘Agita Sao Pablo’, en Brasil; y ‘Muévete Bogotá’, en Colombia. No hay que olvidar que prácticamente todos los órganos se afectan por falta de actividad física, pero uno de lo principales es el corazón. El problema está en que aún conscientes de los daños del sedentarismo, no todos están activos. Algunas personas a las que se les encuesta acerca de si realizan alguna clase de actividad física, responden sin bacilar ‘S͒. Pero, pero cuando se les pregunta cuántos días a la semana, la respuesta es “solamente el domingo o máximo sábado y domingo”. Son los llamados deportistas de fin se semana a quienes se les clasifica como sedentarios, presentando un alto riesgo de sufrir un evento cardiovascular. Todos los médicos que hemos trabajado en urgencias sabemos la cantidad de eventos cardiovasculares que llegan al servicio por este motivo los fines de semana. Al ritmo que es Para que el corazón y en general nuestro cuerpo disfrute de los beneficios de la actividad física se requiere que esta se realice al menos cuatro veces a la semana, con un mínimo de duración de 30 minutos diarios, a una intensidad moderada. Vale recordar que los extremos son peligrosos. Es tan malo ser sedentario como realizar actividad física de gran intensidad, sin la preparación y dirección adecuadas, más si se pasa de los 35 años. Volviendo sobre los deportistas de fin de semana, estos en su mayoría se dedican a competir sin ser conscientes de los riesgos tan altos a los que están sometiendo a su corazón, y más aún si ya tienen unos añitos de más; de esta forma, el ejercicio se convierte en un factor predisponente para la ocurrencia de un evento adverso. Parece una paradoja, pero es cierto. Si estos deportistas de fin de semana lograran al menos completar 4 días de actividad física moderada, durante 30 minutos diarios, el riesgo prácticamente desaparecería y comenzarían a emerger los grandes beneficios de la actividad física sobre el corazón. Es muy fácil convertirse en un individuo físicamente activo, si existe suficiente motivación. Por lo demás, hay que estar en forma para hacer deporte y no hacer deporte para estar en forma; comenzar poco a poco, cinco o diez minutos diarios, incrementar el tiempo gradualmente hasta lograr un mínimo de 30 minutos cuatro o más veces por semana. Es aconsejable realizar actividades como caminar rápido, trotar, bailar, montar bicicleta o realizar un deporte a una intensidad igualmente moderada. Cuando hayan trascurrido al menos 3 meses continuos de actividad moderada se puede incrementar la intensidad, pero poco a poco y en lo posible bajo la supervisión de un experto en actividad física. Es importante consultar al médico del deporte previamente, más aún si se padece alguna enfermedad. El especialista prescribirá el ejercicio, dando las recomendaciones individuales, teniendo en cuenta edad, antecedentes medico-deportivos, estado físico actual, género, objetivos, etc., así se obtendrán mejores resultados y se evitarán riesgos innecesarios. Para que tenga una idea El ejercicio puede realizarse en cualquier parte, hora, época y edad; aprovechar el camino al trabajo, si se utiliza el trasporte público, bajarse unas cuadras antes y caminar rápido, hacer diligencias a pie, no usar el ascensor, subir y bajar por las escaleras. Si es posible, programar diariamente ir a caminar o trotar a un parque cercano; aprovechar los momentos en el hogar o en fiestas para bailar, además la música es un estímulo positivo para el cerebro. También puede ir al gimnasio o a la práctica de deportes, programando entrenamientos, en lo posible supervisados. Lo importante es mantenerse activo. Recordar que cuando se da un paso ejercitándose a diario, es un avance más hacia una vida sana física, mental y emocional. Todo depende de usted. HELGON

Compartir