1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Adiós a las sonrisas de hierro

Mejorar la sonrisa y a su vez corregir problemas más complejos como mordidas cruzadas, apiñamientos o sobre mordidas es hoy una realidad, y con aparatos completamente invisibles.

POR:
marzo 28 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-28

Se conocen como alineadores, y son placas termo formables, transparentes y extraíbles, que se cambian cada dos semanas. Poco a poco van moviendo los dientes “hasta que queden totalmente rectos, es decir, en una posición ideal”, dice Juan Carlos Castaño, ortodoncista y ortopedista maxilar. Para estar en la onda de la tecnología, hacen parte de tratamientos virtuales o en 3D, que le permiten ver cuáles son los movimientos que seguirán los dientes desde el comienzo hasta el final. Para cada etapa se puede generar un modelo estereolitográfico de resina, sobre el cual se hace la construcción de las placas de plástico transparente que generan fuerzas que mueven los dientes en forma controlada, a partir del uso de estos implementos invisibles y hechos a la medida. Estas impresiones y un registro de la mordida del paciente se envían al laboratorio con las indicaciones especificas para los movimientos a realizar, “allí se genera el movimiento de los dientes mediante un set up (modelo de laboratorio en el que se combina cera y dientes de yeso), se toman las impresiones (generalmente en alginato) y sobre el modelo resultante en yeso, se fabrican las placas”, explica Martín Casale, odontólogo y ortodoncista. Se ha encontrado que este sistema suele ser más rápido que la ortodoncia habitual con alambres y brackets. Por ejemplo, un problema de mordida puede solucionarse en seis meses, aunque el tiempo varía según cada caso en particular. Idealmente se recomienda para casos no muy complicados de apiñamiento leve y moderado. Pero, algunos doctores manejan casos de gran complejidad con resultados aceptables. Por otro lado, es muy importante que el paciente colabore con el tratamiento, ya que el ortodoncista le entregara al paciente periódicamente tres placas para cada maxilar, las cuales debe usar constantemente y en el orden en que el especialista indique. Si el interesado no usa las placas en forma continua, rompe el esquema de tratamiento y los alineadores no se podrán utilizar, por lo que se debe repetir el procedimiento de toma de impresiones e iniciar desde ese punto un nuevo tratamiento. Para un buen resultado, es clave consultar con un especialista reconocido y recibir una explicación clara del procedimiento. helgon

Compartir