Agenda para valorizar | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Agenda para valorizar

Además de acuerdos sobre comercio internacional para destrabar la Ronda de Doha, la próxima visita de Obama a Brasil busca conquistar el apoyo en el G-20 para la valorización de la moneda china.

POR:
marzo 23 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-23

Hasta comienzos de octubre del año pasado, Brasil había entrado en la falacia de culpar a China por lo que sucedía con el dólar, más en la reunión de la época del FMI, el Ministro de Hacienda, Guido Mantega, mudó su discurso. Ya sabemos que los Estados Unidos son expertos en responsabilizar a los otros por los problemas de ellos. No paran de atribuir a Pekín de manipular el yuan, pero lo cierto es que los chinos no hacen sino mandar de vuelta la cuenta que EE. UU. le envía permanentemente. Mas no sólo es el yuan y el dólar. El propio euro está siendo manipulado. El Banco Central Europeo emitió euros para la recompra de títulos soberanos de países casi insolventes como Irlanda, Grecia y Portugal y el Secretario del Tesoro atribuye parte de la culpa de la valorización del real a la política brasileña de altos intereses que atrae capital especulativo. Varios estudios sugieren que si bien el yuan esté depreciado, el superávit chino en cuenta corriente no puede ser explicado primariamente por un yuan desvalorizado, puesto que otros factores como alta tasa de ahorro, balanza fiscal, impuestos y otros incentivos ofrecidos a los inversionistas y exportadores juegan un papel mayor. Según algunos estudios realizados (Mundell, Mckinnon y otros) a menos que la revaluación de China esté acompañada por una aceleración en la demanda doméstica, la mayoría de países verían poco beneficio y algunos perderían en la medida que sus precios de importación subirían y sus déficit en cuenta corriente aumentarían. De acuerdo con un estudio de Shimelse Ali y Uria Dadush, una revaluación tendría efectos diferenciados según el tipo de socio comercial de China si se trata de exportadores de commodities de países con bajo ingreso, exportadores de manufactura con mediano ingreso o exportadores de manufactura con alto ingreso. El primer grupo se beneficiaría de una expansión continua de China y en el largo plazo permitiría la diversificación de sus exportaciones. La revaluación no afectaría probablemente los precios de commodities que son determinados en los mercados globales, sin embargo, los precios en dólar de las exportaciones chinas a esos países tenderían a subir. Lo más probable es que naciones como Colombia tengan mayor interés en el continuo crecimiento de China que en la apreciación del yuan y de incentivar, mediante diferentes mecanismos, sus otras exportaciones. En el caso de exportadores de mediano ingreso como Malasia y Corea, que compiten directamente con exportaciones manufactureras, es probable que ganen más con la revaluación del yuan, puesto que ellos se convierten más competitivos en otros mercados. En los países de alto ingreso, el efecto sería variado y dependería de la posición comercial bilateral específica con China. Irónicamente, los Estados Unidos estarían en una posición menos favorable porque sus importaciones son bastante más grandes que sus exportaciones a China y su déficit bilateral tendería a aumentar a menos que sea compensado con una mayor aceleración del crecimiento en la China. A pesar de ganadores y perdedores, el gran beneficiado de una revaluación del yuan sería la propia China y por sí sola esta no resolvería el problema de déficit. Una solución conjunta sería más efectiva: aumentar las tasas de ahorro en los Estados Unidos e incrementar el consumo en la China. fbarnier@gmail.com HELGON

Compartir