1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Aparatos Electrónicos invaden las alcobas

La falta de sueño afecta negativamente al trabajo, al humor, a la familia, a las relaciones sexuales

POR:
marzo 07 de 2011 - 10:49 p.m.
2011-03-07

La dependencia de la televisión, los teléfonos celulares y las computadoras portátiles puede estar costando mucho a la población en términos de sueño, según un nuevo sondeo realizado en Estados Unidos.

La tendencia a ver televisión cada noche antes de dormir, jugar a videojuegos o revisar correos electrónicos y mensajes de texto antes de apagar la luz podría estar interfiriendo en los hábitos de sueño de los estadounidenses.

“Desgraciadamente, los celulares y las computadoras, que hacen nuestras vidas más productivas y disfrutables, pueden ser objeto de abusos hasta el punto de contribuir a que la gente duerma menos por la noche, lo que deja a millones de estadounidenses trabajando de forma mediocre al día siguiente”, dijo Russell Rosenberg, vicepresidente de la Fundación Nacional del Sueño (NSF por su sigla en inglés).

Casi el 95 por ciento de los encuestados por el estudio de la NSF dijo que usaron algún tipo de dispositivo electrónico una hora antes de irse a dormir, y aproximadamente dos tercios admitieron que no habían dormido suficiente durante la semana.

Charles Czeisler, de la Escuela de Medicina de Harvard y del Brigham and Women Hospital de Boston, dijo que la exposición a luz artificial antes de ir a dormir puede aumentar el estado de alerta y suprimir la liberación de melatonina, la hormona que induce el sueño.

“La tecnología ha invadido el dormitorio”, explicó Czeisler en una entrevista.

“'La invasión de tales tecnologías que nos colocan alerta en el dormitorio puede contribuir a la elevada proporción de encuestados que dijeron que de forma rutinaria dormían menos de lo que necesitaban”, agregó.

La población del baby boom, quienes tienen entre 46 y 64 años, fueron los que más vieron la televisión antes de ir a dormir, mientras que más de un tercio de los que tenían entre 13 y 18 años y el 28 por ciento de los adultos jóvenes -entre 19 y 29 años- jugaron con los videojuegos antes de ir a la cama.

El 61 por ciento dijeron también que usaban la computadora varias noches cada semana.

Y la tendencia a estar conectado significa que incluso aunque alguien se duerma, luego puede despertarse por el móvil, los mensajes de texto o los correos electrónicos durante la noche.

Nueva York/Reuters

Compartir