1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Caracol africano gigante se toma los jardines de Cali VALLE

Caracoles ‘gigantes’ se tomaron jardines, andenes y separadores del barrio Ciudadela Comfandi, del sur de Cali.

POR:
marzo 17 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-17

La alarma por el alto número y tamaño de estos animales llevaron al Dagma, la oficina de gestión ambiental de la Alcaldía de Cali, a una jornada de inspección en la que, pese a ser un día caluroso, cuando poco se ven, recogieron 17 ejemplares. Así lograron establecer que se trata de caracoles africanos gigantes o achatina fulica, que pueden llegar a medir 30 centímetros de largo y 8 de alto, pero no han establecido todavía cómo fue introducida esta especie a Cali. Las familias coinciden en que su aparición se da en días de lluvia o entre las 6 de la tarde y las 6 de la mañana, en especial hacia las 10 de la noche, cuando más se ven. “El caracol africano es un transmisor potencial de enfermedades. Sirve de huésped a parásitos que son transmitidos a las personas a través de alimentos contaminados o por contacto directo con la baba del animal a través de la boca, nariz y ojos. Se está haciendo el control respectivo”, expresó el director del Dagma, José Efraín Sierra, quien agregó que no hay una certeza sobre su introducción a Cali. La bióloga Tatiana Mesa explica que por su tamaño y al no tener en nuestro medio depredadores naturales puede ocasionar estragos en el ecosistema, acabando con especies nativas y también con graves impactos en la flora. “Su vida está entre 5 y 7 años, pero algunos ejemplares alcanzan los 10. A los 12 meses o antes llegan a edad de reproducción, con posturas de entre 30 y 1.000 huevos con seis puestas al año, por lo que en corto tiempo pueden poblar una zona”, expresa. Aclara que no son venenosos, pero se debe evitar su contacto directo por el peligro potencial para la salud. “Puede ser portador de parásitos causantes de meningitis, afecciones intestinales y peritonitis, por lo que no se recomienda tenerlos como mascotas”, advierte. HELGON

Compartir