1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Catástrofe le costará caro a Japón

El terremoto y el tsunami del 11 de marzo podrían costarle a Japón un 4 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), pero la reconstrucción de las zonas devastadas, que podría durar cinco años, impulsará el retorno de la actividad económica, indicó el Banco Mundial (BM).

POR:
marzo 22 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-22

“Si uno se basa en la experiencia pasada, el crecimiento real del PIB se verá negativamente afectado a mediados de 2011”, indica el último informe del Banco sobre la economía de Asia del Este y del Pacífico publicado ayer. Los daños causados por el sismo de 9 grados en la escala abierta de Richter en Japón y el tsunami serán de entre 122.000 y 235.000 millones de dólares, es decir, del 2,5 y el 4 por ciento de su Producto Interior Bruto. La necesidad de reconstruir miles de infraestructuras destruidas se topa con una economía japonesa con lento crecimiento, la amenaza de un yen fuerte que limita sus exportaciones y una elevada deuda pública (el doble de su PIB), que el Gobierno pretendía rebajar. A falta de que el Ejecutivo especifique sus necesidades presupuestarias, algunas financieras estiman que el coste de la reconstrucción japonesa oscilará entre 5 billones (43.536 millones de euros) y 10 billones de yenes (87.072 millones de euros). Después de un crecimiento sostenido de varios trimestres desde el final de la recesión de 2008-2009, el PIB japonés cayó un 1,3 por ciento interanual entre octubre y diciembre de 2010. Antes del sismo, la mayoría de los economistas vaticinaban que iba a recuperarse el primer trimestre del 2011. Desde la semana pasada, Japón también lucha por evitar una catástrofe nuclear mayor en la central de Fukushima, que sufrió enormes daños por el tsunami. Esta cascada de catástrofes provocó el desplome de la Bolsa de Tokio, que perdió un 10,22 por ciento, mientras que la divisa nipona subía por las nubes. Los inversores parecían dudar si comprar yenes después de la intervención concertada de los bancos centrales de los países ricos del G7, el viernes, que llevó el dólar por encima de los 80 yenes, después de haber marcado el miércoles anterior su nivel más bajo desde la época de la Segunda Guerra Mundial, a 76,36 yenes. HELGON

Compartir