1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Una charla amena y mucha observación

Aunque aprender a detectar las mentiras es un trabajo que requiere de preparación y mucha observación, hay indicios que se pueden tomar en cuenta como señales de alerta, en cuanto al comportamiento de las personas.

POR:
marzo 05 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-05

Cuando se están adelantando negocios o contrataciones importantes, la experta Rita Karanauskas recomienda reunirse lo que más se pueda con las personas implicadas para ir conociendo su forma de comportarse y cómo reacciona. Para ello se debe crear un ambiente relajado, de confianza conversando con ellos de manera informal. En ese rato, cuando todos están desprevenidos, se pueden observar la forma de expresarse del otro, lo que le es natural (si mueve mucho las manos, si tiene un gesto repetitivo, cómo mira cuando recuerda algo, la expresión si está contando algo divertido, cómo es su actitud corporal). Luego, cuando se entra en conversaciones más serias, se puede ir viendo cómo reacciona ante ciertos temas o preguntas. Si se pone tenso, si cambia mucho el gesto, si su rostro se transforma son señales de alerta para pensar por qué se incomoda el tema o la pregunta. "Y ahí habría que ahondar en el tema. No necesariamente está mintiendo, pero sí hay algo para tener en cuenta a la hora de generar confianza en la relación", comenta Karanauskas. Decir mentiras genera miedo en casi todas las personas y cuando se sienten descubiertas su primera reacción puede ser congelarse, huir o pelear, como sucedía con el hombre de las cavernas cuando se encontraba con un animal grande. “Es un instinto primitivo de supervivencia, que todavía lo tenemos hoy en día y que aflora cuando ponemos en riesgo el trabajo, una relación, la familia”. En ese momento se pueden identificar manifestaciones que inconscientemente se expresan por medio de las palabras, las señales corporales automáticas y los gestos faciales, que se deben saber leer e interpretar para detectar la mentira. El inmediato cambio de comportamiento ante una pregunta y la incongruencia entre lo que dice y sus gestos faciales y corporales son señales para leer. “Eso me indica si hay disgusto, estrés, miedo, desacuerdo, molestia... Me fijo en cómo pronuncian ciertos términos, la entonación que les dan y las pequeñas variaciones de la voz”. El ponerse rígidos, el enrollar los pies en las patas de la silla, cruzarse de brazos, el sudor sobre el labio superior, el cambio de la temperatura del cuerpo, son signos más frecuentes y obvios que las microexpresiones. "Antes de evaluar a una persona, trate de entrar en confianza con ella y de observarla por un tiempo prudencial. Luego entre en materia: suéltele las preguntas y estudie sus reacciones y actitudes”. Ojo en las entrevistas de trabajo En la vida labora, en uno de los momentos que más se miente es en la hojas de vida y las entrevistas para un nuevo trabajo. “Cuando se busca trabajo, un 83 por ciento de los datos de la hoja de vida y durante la entrevista no corresponde a la verdad, ya sea porque se omite información, se agrega o se falsifica”, comenta Rita Karanauskas, experta en comunicación no verbal y ‘caza-mentiras’. Según Joe Navarro, ex agente del FBI y autor del libro El cuerpo habla, , en su libro, a pesar de tener un un currículo impecable o un gran poder de oratoria, en una entrevista de trabajo se olvida un aspecto fundamental: la comunicación no verbal, que nos puede llegar a delatar. Como norma general a tener en cuenta durante la entrevista, el especialista recomienda mantener los codos, los brazos, las piernas y el torso rectos y orientados siempre hacia el responsable de recursos humanos o persona encargada de entrevistarle. Y vestirse de manera formal y no excesiva.ADRVEG

Compartir