1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Colombia podría subir sus reservas de gas

Un futuro promisorio tiene el gas natural en Colombia. Las razones son varias, pero las principales se basan en la posibilidad de hallar nuevas reservas, si se llega a desarrollar la exploración de los gases poco convencionales en el país.

POR:
marzo 15 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-15

Para dar este paso es importante que el Gobierno Nacional expida una reglamentación adecuada para poder explotar esos yacimientos, los cuales están asociados al carbón (gas metano) o al gas de esquisto, que se encuentra en el subsuelo de la tierra. “Si se logran desarrollar esas fuentes no convencionales, el país podría aumentar en 5 o 6 veces las reservas de gas que tiene en este momento, lo que le permitiría ubicarse en una mejor posición hacia el futuro, porque tendría unas reservas mucho más grandes”, dice Eduardo Pizano, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas). Actualmente, según las estimaciones que tiene este gremio, Colombia tiene 4,5 teras de reservas probadas de gas convencional, las cuales alcanzarían hasta el 2017, pero en gas metano debe tener 7,5 teras en reservas y en gas de esquisto, 30 teras. “Por consiguiente, las posibilidades que tiene la nación de aumentar las reservas de gas convencional, si se llegara a desarrollar las no convencionales, serían inmensas”, afirma Pizano. Pero además, la existencia de este volumen alto de depósitos de este combustible tiene una segunda consecuencia favorable, porque habría una reducción en los precios internos, lo que favorecería a los 5,5 millones de usuarios residenciales que están conectados, a los propietarios de 300 mil vehículos que utilizan este producto, así como a un número grande de empresas. “Así sucedió en Estados Unidos y Canadá, el día que se desarrollaron esas reservas: el precio cayó de 12 dólares a 4 dólares en el mercado internacional, mientras que el petróleo siguió aumentando”, observa Pizano. Con estos precios, Colombia también tiene una ventaja: si el país tuviera que importar este inflamable, si no se descubrieran gases adicionales, podría traer gas licuado a unos costos razonables. Se inician estudios “La extracción del gas no convencional (emplazado en formaciones de arenas compactas, arcillas o mantos de carbón) es el mismo gas natural de siempre, solo que este último se diferencia por la técnica extractiva que requiere y por sus altos costos, comparado con el convencional. “En Colombia, apenas estamos iniciando su estudio a partir de las experiencias desarrolladas por Estados Unidos y Canadá, donde lo han explotado por más de 15 años. La extracción del gas no convencional se recupera con métodos diferentes; es parecida a la recuperación del gas de yacimientos de hidrocarburos, pero tiene algunas pequeñas diferencias. Tiene aspectos favorables y desfavorables, no son tecnologías demasiado difíciles, simplemente es apropiación tecnológica de cosas que ya se conocían y simplemente es aplicarlas”, dice Julián Cardona Castro, presidente Nacional de la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem). Del mismo modo advierte “que Colombia debe trazar una estrategia para el aprovechamiento de este recurso, en el corto y en el mediano plazo, ya que necesita de nuevas fuentes de gas. Es una buena oportunidad para iniciar la senda de aprendizaje y para trabajar en transferencia de conocimiento y de tecnología, a partir de las lecciones aprendidas de los países desarrollados”. El presidente de Naturgas precisa que el país no ha entrado en la etapa de la exploración del gas no convencional, porque falta que el Gobierno Nacional reglamente esta actividad. Por esa razón, este gremio le está solicitando al ejecutivo que regule el procedimiento para la extracción, no solo las obligaciones que existen de operaciones y los temas ambientales vinculados a estos procesos, también las regalías que tienen que salir por concepto de esos yacimientos y el proceso de producción que es muy distinto al de los campos convencionales. “Por tanto, se requiere de una normatividad, que no ha expedido el ejecutivo, y que tiene este año para sacarla. Por eso, estamos solicitando al Gobierno que la expida. Existen unos mantos de carbón muy grandes en el país y constantemente se presentan explosiones en las minas, lo cual muestra que hay gas metano en esos yacimientos”, señala Pizano. En este mismo orden de ideas, el ex ministro Guillermo Perry Rubio, en un diagnóstico que hizo sobre el desarrollo de largo plazo del sector gas, advierte que es necesario promover la exploración y desarrollo de gases no convencionales en Colombia. Pero sugiere que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) debe descongelar las áreas promisorias de este tipo de combustible, como lo dispone el Decreto 2730 del 2010, clarificando su marco contractual con respecto a regalías, tamaño de áreas y periodos de evaluación. - Participación en generación eléctrica Otra tendencia que seguirá en aumento será la participación que tiene el gas en la composición de generación eléctrica, porque la reducción del precio de este combustible a nivel internacional está llevando a que más empresas cambien sus hábitos de consumo de Fuel Oil o Acpm, cuyos derivados del petróleo han incrementado su valor, jalonados por el comportamiento del crudo que supera los 100 dólares. HELGON

Compartir