1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Un compromiso total hacia la sostenibilidad

Empresas cada vez más responsables, con capacidad e interés de responder a las diferentes necesidades de las comunidades que las rodean, hacen que Colombia ocupe el puesto 55 entre 108 países, en cuanto al desarrollo de programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), según el ranking mundial elaborado por AccountAbility, compañía inglesa que estudia estas actividades a nivel global.

POR:
marzo 30 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-30

Aunque es un buen lugar, aún el camino es largo y son muchos los retos para incidir de manera positiva en su desarrollo y también en los Objetivos del Milenio, expresados por la ONU, en el año 2000, con el fin de erradicar la pobreza; y en los principios del Pacto Global, anunciados en 1999. Para empezar, cada vez son más las compañías que optan por tener una estrategia en RSE. En el 2008, el 64,5 por ciento así lo manifestó, porcentaje que subió al 67,4 por ciento, según la encuesta de Responsabilidad Social Empresarial 2009-2010, de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), en la que participaron 242 empresarios (en el 2008 fueron 211). Sin embargo, manifiestan encontrar barreras para el desarrollo de estos programas, especialmente en los costos que puedan conllevar (42,4 por ciento frente al 46,9 declarado en el 2008). Pero, también reconocen los beneficios para la sostenibilidad empresarial. Esto es el posicionamiento de marca, ser reconocida como buen lugar para trabajar y la generación de valor para los accionistas. Precisamente, en este aspecto, Wendy Arenas, directora ejecutiva de la organización Alisos, hace énfasis en que “se deben mirar estrategias de sostenibilidad, porque la RSE se está quedando corta al no tener la capacidad de involucrar todos los elementos necesarios para evaluarlas, y saber si lo están haciendo bien en todos los ámbitos. “La RSE ahora se está moviendo hacia un concepto más integral. En lo económico, una empresa no puede sobrevivir si no es rentable, pero tampoco puede sobrevivir si sus procesos e impactos ambientales no son tenidos en cuenta y mitigados al máximo; y no puede sobrevivir si su impacto social es negativo. Y en lo institucional, no es sostenible si su negocio se basa en sobornos, por ejemplo”. Es para todas Esta integración es la que en Colombia está ganando espacio y las empresas ya están adoptando informes de sostenibilidad bajo directrices GRI (Global Reporting Initiative / Iniciativa Global para Memorias de Sostenibilidad). La encuesta de la Andi dice que el 14,3 por ciento de los consultados así lo hacen, mientras que en el 2005 este índice era del 1,3 y en el 2007, del 2,8. Por otro lado, Colombia también se destaca en el tema de incidencia política pública, porque las fundaciones empresariales tienen iniciativas novedosas, modelos replicables, que sirven a las políticas públicas para mejorar su impacto y efectividad. “Yo diría que Colombia es de los países más adelantados en esa comprensión; y eso no es de muchos. Hay que abonarles a los gobiernos locales que, si bien nos falta mucho, cada vez son más abiertos”, dice Margareth Flórez, directora ejecutiva de Red-EAmérica. En este nuevo boom, las pymes no deben estar por fuera, y en eso trabajan entidades como la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) que, junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Confecámaras, tiene en marcha el programa comprometeRSE, a través del cual estas han recibido orientación para implementar programas de responsabilidad social, ya que, según un estudio realizado por la CCB, un error común es pensar que es solo para las grandes empresas o que solo tienen responsabilidad las que ocasionan daños ambientales o sociales.helgon

Compartir