1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Conductas que tipifican acoso laboral

En el fallo, la Corte Constitucional acogió las modalidades generales de maltrato en sitios de trabajo precisadas por la Ley contra el acoso laboral. Así:

POR:
enero 04 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-01-04

1. Maltrato laboral: todo acto de violencia contra la integridad física o moral, la libertad física o sexual y los bienes de quien se desempeñe como empleado o trabajador; toda expresión verbal injuriosa o ultrajante que lesione la integridad moral o los derechos a la intimidad y al buen nombre de quienes participen en una relación de trabajo de tipo laboral o todo comportamiento tendiente a menoscabar la autoestima y la dignidad de quien participe en una relación laboral. 2. Persecución: toda conducta cuyas características de reiteración o evidente arbitrariedad permitan inferir el propósito de inducir la renuncia del trabajador, mediante la descalificación, carga excesiva de trabajo y cambios permanentes de horario que puedan producir desmotivación laboral. 3. Discriminación: todo trato diferenciado por razones de raza, género, origen familiar, credo religioso, preferencia política o situación social o que carezca de toda razonabilidad laboral. 4. Entorpecimiento: toda acción tendiente a obstaculizar el cumplimiento de la labor o hacerla más gravosa o retardarla con perjuicio para el trabajador. Constituyen acciones de entorpecimiento laboral, entre otras, la privación, ocultación o inutilización de los insumos, documentos o instrumentos para la labor, destrucción o pérdida de información, ocultamiento de correspondencia o mensajes electrónicos. 5. Inequidad: asignación de funciones a menosprecio del trabajador. 6. Desprotección: toda conducta tendiente a poner en riesgo la integridad y seguridad del trabajador mediante órdenes o funciones sin el cumplimiento de los requisitos mínimos de protección y seguridad para el trabajador. Igualmente, la Corte Constitucional señaló explícitamente, en la misma sentencia, las conductas que -cuando se acredita su ocurrencia repetida y pública- llevan a presumir el acoso laboral: a. Los actos de agresión física, independientemente de sus consecuencias; b. Las expresiones injuriosas o ultrajantes sobre la persona, con utilización de palabras soeces o con alusión a la raza, el género, el origen familiar o nacional, la preferencia política o el estatus social; c. Los comentarios hostiles y humillantes de descalificación profesional expresados en presencia de los compañeros de trabajo; d. Las injustificadas amenazas de despido expresadas en presencia de los compañeros de trabajo; e. Las múltiples denuncias disciplinarias de cualquiera de los sujetos activos del acoso, cuya temeridad quede demostrada por el resultado de los respectivos procesos disciplinarios: f. La descalificación humillante y en presencia de los compañeros de trabajo de las propuestas u opiniones de trabajo; g. Las burlas sobre la apariencia física o la forma de vestir, formuladas en público; h. La alusión pública a hechos pertenecientes a la intimidad de la persona; i. La imposición de deberes ostensiblemente extraños a las obligaciones laborales, las exigencias abiertamente desproporcionadas sobre el cumplimiento de la labor encomendada y el brusco cambio del lugar de trabajo o de la labor contratada sin ningún fundamento objetivo referente a la necesidad de la empresa; j. La exigencia de laborar en horarios excesivos respecto a la jornada laboral contratada o legalmente establecida, los cambios sorpresivos del turno laboral y la exigencia permanente de laborar en dominicales y días festivos sin ningún fundamento objetivo en las necesidades de la empresa, o en forma discriminatoria respecto a los demás trabajadores o empleados; k. El trato notoriamente discriminatorio respecto a los demás empleados en cuanto al otorgamiento de derechos y prerrogativas laborales y la imposición de deberes laborales; l. La negativa a suministrar materiales e información absolutamente indispensables para el trabajo; m. La negativa claramente injustificada a otorgar permisos, licencias por enfermedad u ordinarias y vacaciones, cuando se dan las condiciones legales, reglamentarias o convencionales para pedirlos; n. El envío de anónimos, llamadas telefónicas y mensajes virtuales con contenido injurioso, ofensivo o intimidatorio o el sometimiento a una situación de aislamiento social. La Corte recordó que la misma ley consagra que, excepcionalmente, un solo acto hostil bastará para acreditar el acoso laboral.

Compartir