1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Una contraparte fuerte

Interesante e importante fue lo sucedido con el proyecto minero de Santurbán.

POR:
marzo 28 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-28

Interesante, porque la conciencia ambiental es cada vez mayor y la gente ya no es indiferente a estos temas. Importante, porque es necesario que el país reflexione sobre estos asuntos. Sin duda, el potencial minero de Colombia es muy significativo y tiene razón el Presidente al haberle asignado el papel de locomotora en su proyecto de gobierno. No es menos cierto que las dimensiones de estos proyectos y las experiencias que se han tenido hasta ahora dejan muchos interrogantes y ponen en evidencia la necesidad de profundizar en su análisis de manera que se dé a las dimensiones económica, social y ambiental el balance adecuado para que se logre un verdadero modelo sostenible de minería. Colombia ha madurado y ya superó las épocas en que con espejos y chucherías nos convencían para entregar a cambio valiosos activos. Hoy, las discusiones con las empresas extranjeras que pretenden explotar nuestros recursos deben llevarse a cabo en términos más equilibrados, como ha venido ocurriendo en el caso del petróleo. Es necesario que se constituya la Agencia Nacional de Minería que, a semejanza de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, sea el ente regulador del sector. Esa agencia debe tener la solidez técnica y jurídica para ser verdadera contraparte de las grandes empresas extranjeras que aspiran a desarrollar estos proyectos. Ingeominas se ha visto desbordada por las dimensiones de estos planes y adolece de muchas debilidades para lograr los resultados que requiere el país. Ni qué decir de las falencias del inexistente Ministerio de Ambiente que, afortunadamente, está en proceso de revivir después del debilitamiento sufrido. En estos temas hay que ser realistas y entender que las empresas que vienen a Colombia tienen como objetivo incrementar sus utilidades antes que contribuir al desarrollo del país. Esto es legítimo y, además, por lo intensivo en capital y tecnología de esta actividad, es obvio que es con ellas que se deben adelantar estos proyectos. Pero, no es menos cierto, estas empresas tienen una visión contractual de su relación con el país. Lo que se incluye en los contratos, en la mayor parte de los casos se cumple, pero no se debe esperar que vayan más allá de ello. Por eso para estas compañías la negociación de los diferentes contratos se convierte en una actividad de tanta relevancia y es por ello que son, también, un estupendo cliente para los mejores abogados del país. Razón de más para que resulte tan necesario contar con un ente gubernamental muy fuerte no sólo en lo técnico, sino también en lo jurídico. Hay cosas aparentemente obvias, como serían la inconveniencia de adelantar proyectos de gran minería en ecosistemas tan frágiles como los de los páramos, pero ya se ha visto que ni siquiera en este caso las cosas han sido fáciles. Por ello es que se requiere una verdadera autoridad minera y reglas de juego muy claras para que los grandes proyectos se puedan hacer sin poner en peligro el futuro de nuestra sostenibilidad. rvillavecesp@gmail.com HELGON

Compartir