Crece empleo formal para los más educados | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Crece empleo formal para los más educados

El trabajo estable para gente con primaria cayó 9,7%.

POR:
marzo 02 de 2011 - 02:02 a.m.
2011-03-02

Mientras los trabajadores más educados ganan terreno en el mercado laboral y, especialmente, en el mercado formal, los menos educados están pagando su poca formación, pues la mayoría de ellos van a la informalidad o reciben menores salarios.

Según el Dane, entre octubre y diciembre del año pasado en las 13 áreas metropolitanas la ocupación total creció 4,4 por ciento con respecto a igual periodo del 2009, mientras que el empleo de personas con educación superior aumentó 6,6 por ciento. Y no solo eso, el empleo formal para ellos se incrementó en 7,8 por ciento.

Según Hugo López, gerente del Banco de la República en Medellín y experto en el mercado laboral, las empresas han aprovechado la recuperación de la economía para acentuar el cambio técnico, sustituyendo personal poco educado por trabajadores con mayor grado de educación.
Por eso, agrega, un porcentaje creciente de la población económicamente activa con educación secundaria o menos engrosa el excedente laboral no utilizable en el sector moderno, excedente que se compone del empleo informal más precario y los desempleados.
Si bien el empleo para bachilleres aumentó 6 por ciento, 0,6 puntos por debajo de los profesionales, el destino de unos y otros es diferente: la mayoría de los más educados llegaron al mercado laboral formal, mientras la mayoría de los segundos aterrizaron en la informalidad, que, con buen tino, las personas del común bautizaron como ‘rebusque’.
Para bachilleres, los empleos formales crecieron 6,5 por ciento, mientras que para quienes solo tienen primaria, el empleo cayó 2 por ciento, y el empleo formal se desplomó en 9,7 por ciento.
En total, con la recuperación de la economía, el empleo formal tuvo un crecimiento de 5,5 por ciento el año pasado, señaló López, lo cual, dijo, “es excelente”.
Al mismo tiempo, los trabajadores que se desempeñan en la informalidad registraron un incremento anual de 3,5 por ciento hasta 4,9 millones contabilizados en el último tramo del año pasado.
La informalidad es, quizás, el mayor problema que enfrenta el mercado de trabajo en Colombia.
Historias reales
En esa situación se encuentra más de la mitad de la fuerza laboral, cuya característica principal es que no está afiliada a la seguridad social pagada (salud, pensiones y riesgos profesionales); sus trabajos son precarios, al igual que sus ingresos y de muy baja productividad. Su escolaridad, en general, no supera los estudios secundarios.
Es el caso de María Camila Veloza, que después de terminar su bachillerato ha tratado de vincularse a un empleo estable, que le brinde seguridad social, pero solo ha estado ocupada esporádicamente en trabajos que, sin ningún problema, clasifican como informales.
Camilo Ortiz, desde que se graduó de bachiller hace tres años, se ha movido en ese escenario, con un paréntesis de apenas mes y medio, contratado por una agencia de empleo temporal. La informalidad no le es nada extraña, y menos aún el desempleo de hoy.
Mientras tanto, como lo discutió la Junta Directiva del Banco de la República en enero, “el crecimiento del empleo formal para los más educados estaría implicando un incremento en sus ingresos…” Esto, además, dicen los codirectores del Emisor, podría estar en parte detrás de la recuperación del consumo.
El objetivo del Gobierno de reducir la informalidad pasa por el formidable reto, anticipa López, de elevar significativamente la calificación de los trabajadores.

Quiénes son los informales
El Dane considera informales a:
- Empleados particulares y obreros que laboran en establecimientos, negocios o empresas que ocupen hasta cinco personas, incluyendo el patrono y/o socio.
- Los trabajadores familiares sin remuneración en empresas de cinco empleados o menos.
- Los empleados domésticos y los jornaleros o peones en empresas de cinco trabajadores o menos.
- Los trabajadores por cuenta propia que laboran en establecimientos que ocupen máximo cinco personas, excepto los independientes.
- Los patronos o empleadores en empresas de cinco trabajadores o menos.

Las cifras

Unos 8 millones de trabajadores, o sea 44% del total de ocupados, ganaban en el primer semestre del 2009 menos de un salario mínimo, porción que sube a 72 por ciento en las zonas rurales.

Jorge Correa C. / Redacción de Economía y Negocios

Compartir