Crecimiento mutuo con la educación | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Crecimiento mutuo con la educación

De las empresas colombianas que invierten en RSE, el 33,6 por ciento lo hace en programas destinados a la educación.

POR:
marzo 30 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-30

Según Andrés Mazuera, director ejecutivo del Grupo DDB Colombia, hacer responsabilidad social en la materia “termina siendo, a mediano y largo plazo, un beneficio social superior al de dotar una escuela o generar una ronda médica entre la comunidad”. Los resultados son muy positivos. Por ejemplo, la Compañía Colombiana Automotriz-Mazda (CCA-Mazda) lleva 20 años con su programa de becas en matemática pura, física teórica y música. “Encontramos que ellos han sido multiplicadores. Ha sido muy gratificante saber excelentes noticias acerca de las acciones llevadas a cabo por los becarios, en ejercicio de su propia responsabilidad social”, dice Fabio Sánchez Forero, Presidente de CCA-Mazda y de la Fundación Mazda. Muchos han dejado el nombre del país en alto. El físico Herbert Vinck Posada, ganador del Premio en Ciencia 2006, otorgado por la Academia de la Ciencia de Cuba; el director de orquesta Andrés Orozco Estrada, director de grandes orquestas europeas; y el astrónomo Pablo Cuartas, creador de proyectos de divulgación de la astronomía, la astronáutica y las ciencias en general son ejemplos palpables del impacto positivo. Otro ejemplo es el de la multinacional de grandes superficies Carrefour, con su programa ‘Las escuelas hacen parte de nuestra vida’, que tiene apadrinadas a 74 instituciones educativas de bajos recursos y que son cercanas a cada tienda de la cadena en el país. Esta inversión ha dejado frutos que van más allá de solucionar un problema coyuntural. “Inicialmente, nuestra labor estuvo focalizada a hacer reparaciones locativas, luego se ayudó en actividades lúdicas, escolares. Vimos que lo que necesitaban nuestros niños apadrinados era, definitivamente, un acercamiento o el primero con la tecnología, que en muchos casos es el único que pueden tener. Por eso, desde el 2009, lo que se ha hecho es implementar aulas inteligentes en esas escuelas; hasta ahora lo hemos logrado en 16”, comenta Érika Rodríguez Cuervo, gerente nacional de Responsabilidad social, Carrefour. Por su parte, la Universidad de La Salle creó el programa ‘Utopía’. “Hemos comprendido que no se trata de traer los campesinos a la ciudad, sino de llevar la universidad al campo y, por eso, hemos construido lo que podría denominarse un parque agrotecnológico, educativo y social en Yopal”, explica Camila Herrera Umaña, coordinadora de filantropía y financiamiento externo. La idea es que a este centro educativo lleguen jóvenes de los sitios más recónditos, que han sido víctimas de la violencia y que aún así tienen capacidad de liderazgo y vocación agrícola, para que se gradúen como profesionales en ingeniería agronómica, totalmente becados. - Apoyo y comuncicación Ningún programa sale adelante sin el apoyo de todos. Así lo indica Ana María Mejía, consultora ambiental del Politécnico Grancolombiano, haciendo referencia a que el programa de RSE ambiental de ese centro académico no hubiera funcionado sin el interés y apoyo de todos. “Somos una cadena: si yo no tengo el apoyo del rector, de la parte académica, de los estudiantes, en logística, en investigación, en servicios generales, no hacemos nada. Es toda la comunidad involucrada en este momento, las personas que están trabajando todo el tema del sistema de gestión ambiental”, dice Mejía. Esta gestión ha permitido la reforestación del bosque nativo, cuidado en el uso del agua, el ahorro de energía y el reciclaje, para que el aire, el espacio y hasta los animales nativos del campus, den a todas las personas que allí conviven, un espacio tranquilo y sano.HELGON

Compartir