1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Crisis de Japón y Medio Oriente afectarían el agro

El efecto dominó que experimenta Medio Oriente y que se ha manifestado en diversos conflictos políticos en Egipto, Libia, Baréin y Yemen podría afectar el precio de los hidrocarburos y generar impactos asociados en los alimentos en todo el mundo.

POR:
marzo 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-31

“A lo anterior se suma el terremoto y los tsunamis sucedidos en Japón”, anunció el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica). El tema fue tratado durante un foro que realizó el instituto, donde además presentó un informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), acerca de la producción agraria en Latinoamérica durante los próximos 20 años. En la actualidad, Libia se encuentra en la mira del mundo ante la tensión que experimenta por los enfrentamientos en el país, situación que ha afectado el suministro de petróleo. “El problema real es si este efecto dominó impacta países como Arabia Saudí -uno de los grandes productores de hidrocarburos en el mundo- donde ya se empiezan a ver movimientos que piden reivindicaciones políticas y democráticas”, señaló Rafael Trejos, gerente del centro de análisis estratégico para la agricultura del Iica. “Si el conflicto se agudiza y el abastecimiento de petróleo escasea, el barril de crudo podría llegar a los 200 dólares a final de año”, dijo Trejos. Ahora, el aumento del precio del petróleo llevará a alzas en los precios del transporte, de los fertilizantes, plaguicidas y otros insumos agrícolas, lo que afectará directamente el valor de los alimentos, se señaló durante el foro. La situación descrita -se discutió- vuelca la mirada hacia los biocombustibles, que se proyectan como la solución para evitar los posibles aumentos descritos. Ahora, incrementar la producción de biocombustibles generaría un aumento en el precio de cultivos como el maíz y la caña azucarera (que se utilizan para el consumo humano y para fabricar etanol), por lo que se recomendó que las políticas sobre biocombustibles sean analizadas a la luz de la seguridad alimentaria. HELGON

Compartir