La cultura aseguradora no reacciona | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

La cultura aseguradora no reacciona

La alarma es nacional, pero Bogotá es medidor por tener la mayoría de las copropiedades del país.

POR:
marzo 12 de 2011 - 02:35 a.m.
2011-03-12

 

La Ley 675 del 2001 obliga a los copropietarios a asegurar los bienes comunes, al menos contra los riesgos de incendio y terremoto; sin embargo, el nivel de aseguramiento aún es bajo.

Según Carlos Varela, director de la Cámara Técnica de Incendio y Terremoto de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), cifras preliminares indican que de 200.000 copropiedades de Bogotá sólo 9.000 cuentan con el seguro de bienes comunes, es decir, 4,5 por ciento del total estimado.

Aunque no hay cifras sobre la problemática en el país, Varela advierte que la evidencia empírica es motivo suficiente para insistir en el tema, especialmente en esta época de asambleas de copropietarios.

El representante de Fasecolda advierte que ese bajo nivel de protección en la capital –que según estimativos es aún menor en la Costa Caribe– resulta preocupante, si se tiene en cuenta que sólo 10 por ciento del total de las edificaciones del país cuenta con algún seguro.

“A esto hay que sumarle que la gente sigue confundiendo los bienes comunes con las zonas comunes. Pocos entienden, por ejemplo, que las columnas, las vigas, los entrepisos, las fachadas y los techos, son bienes comunes que deben contar con un seguro que garantice, al menos, su reconstrucción”, recuerda Varela (ver infografía). 

Y en lo relacionado con los administradores, muchos no saben que ellos deben responder, incluso con su patrimonio, si hay daños por algún siniestro no cubierto, por un mal aseguramiento o por su ausencia.

De ahí la importancia del tema que no sólo aplica en vivienda sino en comercio y otras edificaciones. 

Zonas verdes que usan los residentes (parques, jardines) son comunes.  Columnas y muros, otros elementos para tener en cuenta.  Techos o losas que sirven de cubiertas también son bienes comunes.

Requisito y seguro 

Es importante que se constituya la copropiedad como persona jurídica ante la oficina de instrumentos públicos; muchas, aún no cumplen este requisito.

Al hacerlo, se le asigna un número de identificación tributario o NIT, y que el administrador tome el seguro a nombre de la copropiedad. Esta forma legal se valida cada año.

Cobertura del seguro 

De acuerdo con la norma –y vale ser reiterativo–, las coberturas básicas del seguro de bienes comunes son incendio y terremoto. Hay otras adicionales como responsabilidad civil, daños por agua, granizo o rayo, anegación y terrorismo, entre otras que no son de carácter obligatorio.

A pesar de esto, es recomendable que la copropiedad las adquiera dependiendo de los riesgos a los que se encuentren sometidas.

Compartir