1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

De no ser por el petróleo, la escalada del dólar sería mayor

Aunque la divisa en el país ya roza los $3.100 y se espera que los fuertes altibajos se mantengan, Colombia no luce tan volátil.

Dólar

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
septiembre 04 de 2018 - 10:36 p.m.
2018-09-04

La tasa de cambio en Colombia ya está sintiendo el nerviosismo de los inversionistas como consecuencia de la situación de otros países emergentes (principalmente Argentina y Turquía) y, nuevamente, por culpa de Estados Unidos, su guerra comercial y el inminente incremento de las tasas de interés.

(Lea: Dólar en Colombia estaría llegando a su ‘pico’ más alto de valoración). 

Aunque este martes el precio del dólar en Colombia cerró a punto de volver a los $3.100 –el nivel más alto en 14 meses–, esta vez ha sido un poco diferente, pues no ha sobrerreaccionado como lo hacía antes.

Mientras que el peso colombiano solía encabezar los escalafones de devaluación, ahora está entre los menos afectados.

La TRM para este miércoles es de $3.088,4, lo que quiere decir que está $ 104 por encima de la del comienzo de año, o una devaluación de 3,5% del peso.

Junto a Perú y México, es de las monedas menos golpeadas recientemente. En la región, el peso chileno va perdiendo 12%, y en el caso del real brasileño, la depreciación es de 25%. Ni qué decir de Argentina, en donde el precio del dólar se ha más que duplicado en el 2018.

(Dólar subió 36 pesos este martes).

Para ponerlo de otra manera, lo que está pasando en Argentina es como si hoy el dólar en Colombia estuviera en unos $6.200, y al ponerlo al nivel de Brasil, tendríamos un dólar de $3.700.

Y si bien el peso colombiano no ha tenido variaciones tan marcadas como otras monedas, ya la autoridad monetaria local dijo que no va a intervenir en el mercado.

Así lo dijo el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, en declaraciones a la agencia Reuters, al descartar una intervención. “De ninguna manera, incluso si tuviésemos una devaluación de 10 ó 15%”, dijo a Reuters y añadió que “(una caída de) 10% no es un problema en absoluto”.

('Colombia no intervendría en el mercado cambiario si cae el peso'). 

EL ESCUDO

La razón por la cual el peso colombiano no ha tenido movimientos tan bruscos como sus pares tiene nombre propio: el precio del petróleo.

El crudo se ha recuperado este año, y la cotización del Brent (referente para el país) cerró este martes en US78 por barril, 17% más que al inicio de este año.

“Vimos que el petróleo venía protegiendo al peso de los choques externos, pero no es inmune y en algún momento tendría que verse afectado. El crudo nos sirve como amortiguador, porque la depreciación podría ser mucho peor si las cotizaciones del hidrocarburo también estuvieran cayendo, de hecho estaríamos más cerca de lo que ha pasado con el real brasileño o con el rand surafricano”, explicó Mario Acosta, gerente de Estrategia & Investigaciones Económicas en Ultraserfinco.

De hecho, las condiciones actuales son, en general, positivas para las finanzas colombianas y particularmente para Ecopetrol.

Cálculos de Ultraserfinco señalan que, con las cotizaciones del martes, Colombia recibe ingresos de unos $241.000 por cada barril exportado, con lo cual está acortando distancia con el máximo de $267.500 que se registró a mediados del 2008, cuando el precio del petróleo estaba en US$139 por barril y la tasa de cambio en menos de $2.000.

¿EFECTO LIMITADO?

Sin embargo, en las últimas sesiones el precio del petróleo siguió en ascenso, y el dólar no bajó. “La tasa de cambio se ha desligado también porque septiembre ha sido históricamente un mes que genera ruido y hay varios temas de Estados Unidos que están generando incertidumbre”, dijo Julián Cárdenas, economista en la AFP Protección, al hacer referencia al acuerdo comercial que negocie con Canadá, la posibilidad de nuevos anuncios de aranceles a China, y el aumento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal.

De hecho, Felipe Campos, gerente de Investigaciones y Estrategia en Alianza Valores, considera que lo que está pasando en EE. UU. y Europa está pesando mucho más que lo de las naciones emergentes.

“La fortaleza del dólar no se acaba si se compone la situación en Turquía o Argentina porque ese no es el origen, sino una rueda más del engranaje que agranda los movimientos. El tema es que Estados Unidos está más fuerte que otras economías y por eso las demás empiezan a sufrir en orden de fragilidad”, señaló Campos.

Esto, si se tiene en cuenta que el nerviosismo por las implicaciones de las medidas comerciales y el aumento en los intereses en la economía estadounidense hacen mucho más atractivo al dólar. Campos añade que esta situación empezó hace tiempo y seguirá en evolución otro tanto, pero no hay claridad hasta cuándo. “Esto no es una crisis localizada, sino un ajuste global por las políticas de retiro de liquidez de largo plazo en Estados Unidos y Europa. Nos queda un periodo amplio de devaluación hasta que la FED decida que no va a subir más la tasa”.

Como los precios del petróleo no se mantendrán en este nivel toda la vida, los expertos consideran que el reto es cómo Colombia se prepara para el fin de ese ciclo.

La buena noticia es que si bien seguirá la turbulencia, Colombia luce en mejor posición, pues ha aumentado la proporción de inversión extranjera frente a la de portafolio, el déficit de cuenta corriente ha bajado y la inflación está controlada.

luicon@eltiempo.com

Compartir