1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Desembarco español tras obras en Colombia 27

Un estallido de la burbuja inmobiliaria a mediados del 2007 ha hecho que varias empresas españolas, buena parte de ellas especializadas en obras de infraestructura y productoras de materiales, abran o incrementen sus operaciones en el extranjero.

POR:
marzo 25 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-25

Según el Iese Business School, de la Universidad de Navarra, el PIB español dependía en el 2007 en un 11,6 por ciento de la construcción, frente al 6,4 por ciento del promedio europeo, y ese porcentaje ha caído afectando el resto de la economía. Colombia, por los bajos índices de edificación de vivienda y obras de infraestructura y por el hecho de ser un mercado emergente, entre otros factores, se encuentra entre los destinos preferidos de las empresas de ese país. Incluso algunas habían dejado Colombia porque estaban llenas de contratos en España. La crisis de la construcción en ese país se ha convertido en una oportunidad para que se consolide el sector. Por ejemplo, las firmas Moyua y Obenasa se aliaron para pasar el Atlántico y crear la firma Activa con el fin de incursionar en Perú, Brasil, Colombia y México. REGRESO AL PAÍS Varias de las grandes constructoras españolas como ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr también se están blindando con ingresos del exterior de la crisis de la construcción de su país. Sin embargo, lograron elevar en un 18 por ciento la facturación en el exterior durante el 2010 y su cartera de proyectos pendientes por ejecutar sumó 27.547 millones de euros. De esas compañías, Acciona, FCC, Sacyr y OHL exploran oportunidades de negocios en Colombia, al igual que la estatal de ingeniería Ineco, la cual ganó un contrato para el tren de cercanías de Bogotá. El grupo constructor OHL ya genera el 84 por ciento de su Ebitda en Latinoamérica. “Brasil, México, Chile, Perú y Colombia, son cinco grandes países en los que buscamos construir, operar y financiar infraestructuras de transporte, agua potable y generación de energía”, dijo en una entrevista el presidente de esa compañía, Juan Miguel Villar. A principio de año, OHL se ganó con su paisana Sacyr y la italiana Impregilo el contrato para la ejecución de las obras civiles del proyecto hidroeléctrico El Quimbo, de Emgesa, que vale 243 millones de euros. La firma Acciona, que también tras terminar un contrato con el Metro de Medellín prefirió concentrarse en España, prevé igualmente regresar y participar en la reconstrucción de la infraestructura vial colombiana afectada por la ola invernal, en agua potable, saneamiento básico y energía. También planea ganar contratos en la edificación de centros educativos, hospitales y escenarios deportivos bajo concesión, y para el efecto constituyó filiales en Bogotá y Medellín. POR LO ALTO La experiencia en proyectos arquitectónicos le permitió a la sociedad española Alonso Balaguer participar en el proyecto BD Bacatá, una obra ubicada en el centro de Bogotá que vale unos 120 millones de dólares que tendrá hotel, comercio, oficinas y vivienda. “No es un secreto que el mercado europeo está mal y que, hoy por hoy, Latinoamérica es muy importante, especialmente Colombia. Por eso estamos acá con una obra que será emblemática para la ciudad y Suramérica”, dijo el español Venerando Lamelas, presidente de BD Promotores Colombia, otra de las firmas que participa en el proyecto. Las productoras españolas de materiales también buscan nuevos negocios fuera de su país desembarcando con operaciones propias: Balats, dedicada a la construcción de módulos metálicos prefabricados como oficinas, comedores, sanitarios y dormitorios ya se encuentra buscando negocios en Colombia, Perú y Panamá. Mientras tanto tres fabricantes de ladrillo de la provincia de Lalin visitaron esta semana Colombia buscando contactos para introducirse en el mercado. La compañía Excavaciones Vilariño Deza entró a México creando una filial, pero no descarta otros países de Latinoamérica. HELGON

Compartir