1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Dior, un desfile para despedir a Galliano

Sin saber que preparaba su última colección para la casa de modas francesa, el diseñador mostró much

POR:
marzo 05 de 2011 - 01:18 a.m.
2011-03-05

Los terciopelos eran suntuosos y los volantes ligeros, pero el último desfile John Galliano para la casa Christian Dior se desarrolló ayer en un ambiente ensombrecido por la ausencia del modista británico de 50 años, despedido esta semana por declaraciones antisemitas.

En un hecho sin precedentes, la presentación de la colección empezó con palabras del presidente de Dior Couture, Sidney Toledano, que denunció las declaraciones “intolerables” de Galliano, que fue el director artístico de esta firma durante 15 años hasta su despido.

“El hecho de que el nombre de Dior pueda haber sido mezclado, por intermedio de su estilista, por muy brillante que sea, a declaraciones intolerables, es para nosotros muy doloroso”, agregó el presidente de la lujosa casa de moda.

Dior anunció el martes su decisión de despedir a su diseñador estrella, acusado de haber proferido, en estado de ebriedad, insultos racistas y antisemitas en un café parisino.

En la decisión de Dior incidió también la circulación por internet de un video donde se ve a Galliano decir que “adora a Hitler”.

“Cada uno en Dior, que se entregó en cuerpo y alma a su trabajo, está estupefacto y entristecido por estas palabras incalificables”, agregó Toledano, que rindió un homenaje a los talleres de costura que, “con el corazón apretado”, lograron acabar esta colección a tiempo para el desfile.

Desde que estalló el escándalo en torno a Galliano -que antes de ser despedido había sido suspendido como director artístico de Dior, tras un altercado en un bar parisino el jueves de la semana pasada-, el mundo de la moda especulaba sobre cómo se iba a desarrollar el desfile, e incluso, si iba a tener lugar.

En la pasarela, la modelo fetiche de Dior, la estadounidense Karlie Kloss, abrió el desfile ataviada con un amplio sombrero y modelando una pequeña chaqueta en piel, bajo una capa.

Las modelos, que en los desfiles de Galliano solían posar de manera provocadora, y se mostraban impertinentes ante las cámaras, mostraron esta vez rostros serios, que no traslucían ninguna emoción. Hasta el maquillaje careció de la fantasía de otros desfiles.

Aunque la colección tenía los trazos característicos de la marca Dior, “le faltó alma”, comentó una persona que ha asistido con frecuencia a los desfiles de la casa de moda.

Esa alma, era la presencia de su creador, John Galliano, que acostumbró al público a sus extravagancias, pero también a novedosas propuestas para hacer de la moda un tema divertido, elegante y suntuoso.

Una colección sin su diseñador

Etéreos vestidos de seda, chaquetones de pieles, pantalones bombachos, botas altas en abundancia, pero también complicadas sandalias, cantidad insospechada de bolsos de todos los tamaños, faldas cortas evasé, vestidos de volantes, y colores invernales, fueron algunas de sus características.

Hubo también transparencias, trajes de coctel y de noche negros, o confeccionados en tonos muy claros, verdes resplandecientes y rosa carne, siempre sobre materias primas de ensueño.

La alegría surgió al final, en el momento llamado a ser el más triste. La ofrecieron los mismos artesanos de la casa, vestidos con sus batas blancas de trabajo, todos juntos, algo menos de medio centenar, cuando salieron al podium a saludar a su público, que los aplaudió con entusiamo.

Algo nunca visto.

Fue la idea genial que hizo llevadero ese momento clave en el que Galliano, gran provocador y organizador de espectáculos, debía recorrer el podium disfrazado a juego con el tema que le había inspirado la colección, como lo hizo durante todo estos años.

A partir de ahora, entre los posibles sucesores de John Galliano en Christian Dior suena Riccardo Tisci, diseñador de Givenchy.

Compartir