La economía da un buen impulso al PIB del 2011 | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

La economía da un buen impulso al PIB del 2011

La semana pasada, el Dane reportó que el PIB creció 4,6 por ciento a/a en el 4T10 y 4,3 por ciento en 2010, en línea con la expectativa que mantenemos desde junio del año pasado.

POR:
marzo 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-31

Dado las cifras positivas, reafirmamos nuestro pronóstico de crecimiento de 5 por ciento para 2011 y que la tasa repo cerrará el año en 5 por ciento. Por ramas de actividad económica, el comercio registró la mayor dinámica de crecimiento anual en el 4T10 (7,6 por ciento) y de 6 por ciento en 2010. Lo anterior está en línea con la fuerte dinámica de recuperación de la confianza a lo largo del año pasado. El sector minero continuó siendo uno de los principales jalonadores de la economía, al crecer 7 por ciento en el 4T10. La producción petrolera sigue liderando la dinámica del sector con una vigorosa alza de 13,5 por ciento, mientras que la producción carbonífera se contrajo 5,2 por ciento, en parte afectada por la ola invernal del segundo semestre del año. Para 2010, el sector minero fue el más dinámico al registrar un incremento de 11,1 por ciento, similar al 11,4 por ciento de 2009. El sector construcción, principal responsable de la desaceleración temporal que sufrió la economía en el 3T10, corrigió significativamente, al crecer 6,7 por ciento en el 4T10, tras decrecer 7,1 por ciento en 3T10. El subsector de obras civiles se recuperó al pasar de contraerse 7,7 por ciento en el 3T10, a crecer 6,1 por ciento en el 4T10. Esta dinámica se vio favorecida por un elevado incremento de 22,3 por ciento en la construcción para la minería; y por una menor contracción en la construcción de carreteras y puentes, que pasó de -16,6 por ciento en el 3T10 a -1,1 por ciento en el 4T10. Por su lado, el subsector de edificaciones pasó de decrecer 6,8 por ciento en el 3T10, a crecer 9,3 por ciento en el 4T10. La vivienda VIS continuó siendo el grupo que más creció dentro de edificaciones, pero los dos grupos que más valor agregado aportan al PIB (vivienda no VIS y edificaciones no residenciales) siguieron recuperándose, tal como lo sugerían los datos de licencias. De acuerdo con esta información, creemos que la actividad edificadora continuará mostrando una mejor dinámica en 2011. La industria recuperó un poco de dinamismo al crecer 3,8 por ciento, superior al 3,2 por ciento del 3T10. Sin embargo, los datos confirman la desaceleración que se presentó en el segundo semestre de 2010, al compararlos con el crecimiento de 6,4 por ciento en el primer semestre del año. La leve mejora en el 4T10 estuvo parcialmente asociada a que el ritmo de apreciación del peso se detuvo gracias a las medidas adoptadas por las autoridades en septiembre y octubre del 2010. El crecimiento de la industria de 4,9 por ciento el año pasado es principalmente el resultado de un rebote estadístico, luego de la fuerte contracción de 3,9 por ciento en 2009 (el sector que más se contrajo ese año). La debilidad de recuperación de este sector frente al de servicios y al minero debe ser motivo de preocupación para las autoridades económicas, pues evidencian síntomas de ‘enfermedad holandesa’ en la economía, según lo resaltamos en esta misma columna previamente. Para 1T11, esperamos que la industria continúe creciendo a un mayor ritmo que el registrado a finales de 2010, de acuerdo con los últimos aumentos en la confianza industrial y los primeros datos de producción en 2011. CRECE EL CONSUMO En cuanto a tipo de gasto, los datos continúan mostrando un crecimiento impulsado por la demanda interna, y una aceleración en los gastos del sector privado, frente a una pérdida de participación del sector público, en línea con nuestros pronósticos. El crecimiento del consumo total se explica por un mayor ritmo en el consumo privado (4,9 por ciento, comparado con 4,2 por ciento en el 3T10) y por una desaceleración del gasto público (4,1 por ciento, comparado con 4,3 por ciento en el 3T10). El consumo privado pasó de crecer 0,9 por ciento en 2009 a 4,3 por ciento en todo 2010. En particular, se destaca la fuerte recuperación que registró el consumo de bienes durables (21,1 por ciento en 2010 frente a -5,9 por ciento en 2009) y semidurables (+15,7 por ciento en 2010 y -3,7 por ciento en 2009), pues son gastos que suelen hacerse con crédito, como lo evidencia la firme recuperación del crédito de consumo durante 2010. Lo anterior significa una mayor confianza de los hogares con respecto a sus ingresos futuros y sugiere una buena dinámica para el consumo privado durante 2011. En cuanto a la inversión fija, el crecimiento se aceleró de 5,6 por ciento en el 3T10 a 10,2 por ciento en el 4T10. La inversión en obras civiles (proxy de inversión pública) pasó de decrecer 5,6 por ciento en el 3T10 a crecer 4,1 por ciento en el 4T10, según la explicación que dimos para el sector de la construcción. Igualmente, la inversión fija sin obras civiles (proxy de inversión privada) continuó mostrando un importante ritmo de recuperación al crecer 12,8 por ciento en el 4T10, frente a 10,8 por ciento en el 3T10 y tan sólo 2,4 por ciento en el primer semestre de 2010. Este repunte se explica principalmente por una recuperación en la dinámica de crecimiento de la inversión en construcción de edificaciones (+8,8 por ciento, luego de cinco trimestres de contracciones). Los otros grandes componentes de la inversión privada ya venían registrando elevadas tasas de crecimiento en el 3T10, y se mantuvieron en el 4T10: la inversión de maquinaria y equipo creció 22,8 por ciento, y equipo de transporte en 26,7 por ciento. Como lo anticipamos, la recuperación de la inversión privada venía rezagada, pero mostró un fuerte repunte en el segundo semestre de 2010, tendencia que esperamos continúe y se consolide en 2011. Finalmente, las exportaciones netas continuaron restando dinámica al PIB en el 4T10, aunque en menor medida que en el 3T10. Las exportaciones crecieron 7,8 por ciento (comparado con 2,4 por ciento en el 3T10), mientras que las importaciones lo hicieron en 15,4 por ciento (frente a 20,5 por ciento en el 3T10). La mejor dinámica de las exportaciones se vio favorecida por la depreciación del peso durante ese periodo. Aunque esperamos que las exportaciones netas sigan contribuyendo negativamente al crecimiento del PIB en 2011, los datos del 4T10 confirman que tendrán una mejor dinámica a lo largo del año, en la medida que creemos que las economías de nuestros principales socios comerciales seguirán fortaleciéndose, que el ‘efecto Venezuela’ se está disipando, y que la revaluación del peso será más moderada que la de 2010. Estos datos confirman que la demanda privada seguirá liderando el crecimiento en 2011 y que la brecha del producto se estaría cerrando durante el segundo semestre de 2011. Incluso, la revisión de la serie del PIB que presentó el Dane la semana pasada, muestra que la desaceleración de los últimos años fue menos pronunciada. Por ejemplo, el PIB creció 1,5 por ciento en 2009, frente a la estimación previa de 0,8 por ciento. Las nuevas cifras sugieren que la brecha del producto es menos negativa que la que habíamos calculado previamente, y que el cierre de la brecha podría ocurrir más pronto de lo previsto. El dato del 4T10 genera un buen impulso para el crecimiento de 2011, ya que representa un importante ‘efecto arrastre’ de 1,5 por ciento para el PIB de este año. * Gerente investigaciones económicas y Analista investigaciones económicas de Corficolombiana - Consultorio del inversionista ¿Qué es el efecto de arrastre del crecimiento del PIB? La tasa anual de crecimiento del PIB de un país está determinada por la dinámica de la econo- mía ese año, y por un “efecto arrastre” que refle- ja los efectos persistentes de la actividad económica del periodo anterior. El “efecto arrastre” muestra cuánto crecería la economía en un año bajo el supuesto de que las tasas de crecimiento intertrimestrales del resto del año fueran iguales a cero, es decir, que el PIB a precios constantes de cada trimestre del año fuera igual al último trimestre reportado. Las series utilizadas en el cálculo deben ser desestacionalizadas para que sean comparables entre sí. Esta medida es útil en tanto que establece un límite inferior al crecimiento anual del PIB en situaciones en que la economía traiga una tendencia de crecimiento positivo.HELGON

Compartir