La economía política: retos para mañana | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

La economía política: retos para mañana

Faltan algo así como tres semanas para que se venzan los compromisos de la zona de libre comercio con Venezuela, después de cinco años de su retiro de la Comunidad Andina.

POR:
marzo 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-31

Es muy posible que se firme algún Acuerdo de Complementación en el marco de lo normado por la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi). Sin embargo, es evidente que una zona de libre comercio sin ninguna restricción diferente a la autorizada por la normativa de la CAN y con un arancel externo común casi idéntico entre los dos países, no se negociará nuevamente. En plata blanca, habría Acuerdo, pero estará signado por un alto porcentaje de inseguridad e incertidumbre jurídica, sujeto a la evolución de la política y de las relaciones externas entre los dos países. Por ejemplo, ya se presentan dos situaciones que crean cierta tensión para la próxima reunión que se realizará entre los presidentes Chávez y Santos. La primera, la decisión que tendrá que tomar el Presidente de Colombia, sobre la extradición del narcotraficante confeso venezolano, solicitado por los Estados Unidos y por Venezuela. Si se extradita a Venezuela los norteamericanos no quedarán satisfechos, y si ocurre lo contrario, las relaciones externas de los dos países quedarán seriamente afectadas. La economía política de la situación descrita no deja de ser interesante porque en cualquier caso podrían afectarse las relaciones comerciales. De un lado está el posible acuerdo de complementación con Venezuela y, del otro, la aprobación definitiva del TLC con los Estados Unidos, curiosamente esta semana nuevamente sobre la palestra. Incluso, nos informan los corresponsales de los medios de comunicación en los Estados Unidos que las condiciones que se están definiendo en Washington en materia de cumplimiento de los derechos humanos y las libertades sindicales, prácticamente se encuentran listas. Lástima que no las conozca la opinión pública colombiana. La segunda situación tiene que ver con el voto favorable de nuestro país, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a la Resolución sobre Libia de las Naciones Unidas, en contravía de la posición del Brasil y de la mayoría de los miembros de la Unasur, incluidos Venezuela y Ecuador. Para la nueva Secretaria General de esta organización, este hecho será uno de los aspectos a analizar en la próxima reunión y una muestra importante, según cómo evolucione, de su fortaleza durante el año en que ejercerá sus funciones y de cómo será la relación con el Gobierno Venezolano y el ciudadano de ese país que asumirá en el 2012. Además, con ese antecedente, en los próximos días presidirá el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el Presidente Santos. Será indudablemente una nueva prueba de la habilidad y fortaleza de la diplomacia y la política externa de Colombia, en tan importantes discusiones y decisiones. Para un analista del común, como el suscrito, la situación que se expone es bien compleja. Es mi deseo que me esté acercando aceleradamente a la Paranoia. En ese caso tendré que solicitar cita para el psicoanálisis, pero, de no ser así, no lo espero, los que tendrán que asistir al psicoanálisis, serían todos los demás. dgumanam@unal.edu.co HELGON

Compartir