1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

HP impulsa educación para aquellos menos favorecidos

La compañía tecnológica enfocó varios de sus programas de responsabilidad social en el sector educat

POR:
marzo 01 de 2011 - 01:04 a.m.
2011-03-01

No pocos coinciden en que la educación es la base del desarrollo económico de un país. Hewlett-Packard, en sus iniciativas de responsabilidad social, decidió apostarle a la creación de unos Centros de Experiencia -en alianza con las universidades- para fortalecer los proyectos de investigación científica en América Latina. Bautista Hoyos, gerente de Educación para Latinoamérica de HP, habló al respecto.

¿Qué papel juega la educación en HP?

Desde 1996 se ha dicho que la educacion es un compromiso de todos. Se gestó un gran interrogante entorno a cómo estaba el país realmente en educación y cuál era el nivel de brecha digital. De hecho, se descubrió que había políticas de gobierno y no de Estado, porque cambiaban según el gobernante que llegara al poder. Detectamos la necesidad de acompañar políticas de largo plazo para el país.

En ese momento, se agrupan expertos de todo el país para hablar al respecto y nace el Plan Decenal de Educación 2006-2016. Es ahí cuando entramos a trabajar en Colombia de la mano de otro fabricante, que es Microsoft, en el escenario digital, pero con una clara filosofía concentrada en la educación.

¿Cómo empiezan a involucrarse en iniciativas?

Teniendo en cuenta que estamos presentes en el sector tecnológico de América Latina, hay que recordar que empezamos en México con un juego muy importante dentro del tema de educación. Más alla de ir a los colegios y universidades a vender computadoras, apuestá por una revolución educativa. Desde el 2006, asumí la responsabilidad del tema educativo en el país para la compañía y me dedico a estudiar el fenómeno desde el punto de vista conceptual.En ese momento había 55 estudiantes por computador y el Gobierno se trazaba una meta de 20 para el 2010. De hecho, se compararon con México, Argentina y Perú, que estaban en 20 estudiantes; ahí existía una oportunidad en la que decidimos contribuir.

Nace la revolución educativa, iniciativa del Gobierno, en medio de un escenario digital en el que los niños están inmersos de una manera muy fuerte. Actualmente, los pequeños ya no conciben el mundo sin un teléfono, un celular, un computador, o una red social. Sin embargo, los profesores siguen siendo docentes análogos o migrantes digitales porque pertenecen a una generación que ha tenido que adoptar de manera repentina la tecnologia.

¿Qué es el Centro de Experiencia de Educación?

El año pasado decidimos extender la experiencia de México y Colombia en materia educativa a otros países de América Latina. Encontramos que que cuando llegamos al segmento digital, el apetito o el interés de la gente no era solamente el de dotar a los estudiantes de computadores, sino encontrar aplicaciones y contenidos digitales, para que los estudiantes -más que tener un computador- pudieran hacer más completos sus procesos educativos.

Además, analizamos lo que estaba pasando en el mundo y constituimos el ecosistema de la educación. Todo nació en un restaurante, en una simple servilleta, durante un encuentro en el que buscábamos la forma de mejorar el ambiente educativo en todos los niveles.

‘Universidades son aliadas’

En este proceso de la búsqueda de un mejor ambiente educativo, creamos un computador muy pequeño -blanquito, que viene con una manija que permite transportarlo facilmente y con teclado antibacterial-. Sin embargo, más allá de la construcción de ese mismo dispositivo, el propósito es que el docente pueda administrar el contenido de esa unidad, pero que a la vez el estudiante pueda compartir la pantalla del computador con otros compañeros. La idea es que se disminuya el costo por puesto para los gobiernos. Detras de eso hay una filosofía para que pese a que haya un computador por niño, se pueda compartir de una manera fácil.

¿En qué va la iniciativa en Colombia?

En el segundo semestre de este año fortaleceremos las alianzas con las universidades del país. Tenemos contemplado iniciar con dos universidades nuestros centros de experiencias reales. Les dijimos, en el momento de presentar la iniciativa, que queremos transformar positivamente las facultades de ingeniería, teniendo como ejemplos los ambientes de aprendizaje de varias universidades de Estados Unidos. De hecho, son los computadores los que cumplen funciones de docentes en las clases y en los laboratorios.

¿Qué proyecciones tienen a 10 años?

En primer lugar hay que tener claro que la educación tiene que ser primordial en este país. Todos tenemos que volcarnos en eso, porque tiene que transformarse en Colombia el sector educativo. Los empresarios, como dije antes, son claves en ese propósito.

Cuando uno mira las estadísticas, las universidades latinoamericanas están rezagadas, y las colombianas aún más. Aunque los rectores se pongan bravos con eso, hay que reconocerlo. Con EPM tenemos un centro importante en Medellín que genera unos 2.000 puestos de trabajopara profesionales bilingües y trilingües. Esta iniciativa no se va a quedar ahí, va a continuar y eso es parte de las proyecciones.

Casos de éxito en Colombia

Con el Ministerio de Educación tuvimos el primer caso de éxito, en Montería, y en los departamentos de Atlántico y Cesar. Existen cerca de 26.000 escuelas, de las cuales 11.500 son privadas y el resto públicas. A traves del programa Computadores Para Educar también se han hecho cosas. Buscamos aportar el máximo de soluciones posibles al problema y definir participación no de la venta, sino del cambio en la transformación educativa.

2.000 puestos de trabajo ha generado el Centro de Experiencia creado en Medellín a través de EPM, con profesionales bilingües y trilingües. 

 

JUAN MANUEL RAMÍREZ M.

Redacción Portafolio.com.co

Compartir