La industria japonesa está ‘aturdida’ por el terremoto | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

La industria japonesa está ‘aturdida’ por el terremoto

Las consecuencias del terremoto del 11 de marzo y la parada de las centrales nucleares seguían impidiendo, once días después, que las empresas japonesas puedan recuperar su actividad normal en un abanico de sectores que van desde el automovilístico a la edición de tiras cómicas.

POR:
marzo 23 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-23

Fábricas sin funcionar, cortes de corriente eléctrica, racionamiento de combustible, entregas imposibles, el engranaje de la economía japonesa está agarrotado y el funcionamiento de los circuitos logísticos, habitualmente fluidos, totalmente desorganizado. Numerosas plantas de producción de piezas para automóviles y componentes electrónicos (sectores que cuentan con miles de empresas de todos los tamaños y emplean a millones de personas) están paradas o trabajan a medio gas. El gigante de la electrónica Sony dijo que cinco más de sus plantas, principalmente en el centro y sur de Japón que producen cámaras digitales y de video, fueron afectadas por escasez de partes y que cerrarían o suspenderían la producción hasta finales de marzo. “Si el déficit de partes y de materiales en estas plantas continúa, consideraremos las medidas necesarias, incluyendo un cambio temporal de la producción al exterior”, dijo el fabricante de consolas de videojuegos PlayStation. “Incluso en las instalaciones que no han sufrido daños directos, la producción es imposible debido a los problemas de suministro de materiales y componentes y de alimentación eléctrica”, aseguró el grupo. El número uno mundial del automóvil, Toyota, no empezará el ensamblaje de vehículos en Japón antes del 27 de marzo, como muy pronto. La compañía anunció que sus 12 plantas de ensamblaje seguirían cerradas hasta por lo menos el sábado y que no había una fecha para la reapertura. La producción perdida entre el 14 y el 26 de marzo sería de alrededor de 140.000 unidades. Las causas principales de esta situación se pueden enumerar. Primero, los daños causados a los medios de producción, incluida la desaparición de empleados, por el terremoto y posterior tsunami. Asimismo, la parada de 14 reactores nucleares, entre ellos, los de Fukushima, que provoca cortes planificados de la electricidad para regular la demanda y las disfunciones de las redes de transporte y la ruptura de las cadenas de logística. Muchas de las empresas directamente afectadas por la catástrofe, como las fábricas de frenos, se encuentran incluso en la zona de evacuación decidida por las autoridades en torno a la central accidentada de Fukushima Daiichi (N°1) de donde salen sustancias radiactivas. Los servicios de mensajería de puerta a puerta nacionales, que entregan todo en tiempo récord, están obligados a modificar sus servicios en las zonas asoladas y sólo aceptan los sobres más simples de transportar. Las repercusiones del parón de las empresas niponas va mucho más allá de sus fronteras, teniendo en cuenta la repartición del trabajo en Asia. Japón suministra cada vez más componentes de altísima tecnología, ensamblados en productos terminados en fábricas en China, Malasia, Taiwán o los países occidentales con mano de obra barata. - Afectados suministros globales de tecnología El control de Japón sobre la cadena de suministros global de tecnología está provocando un miedo focalizado. El país produce cerca de un quinto de los chips para computadores en el mundo y exportó 91.300 millones de dólares en partes para electrónica el año pasado. “Hay un gran número de pequeños componentes de la cadena alimenticia de alta tecnología que no se fabrican en otras partes que no sean Japón”, dijo Sam Perry, administrador jefe de inversión de Pictet Japanese Equity Selection Fund. La situación ahora es sentida por Hewlett-Packard, la fabricante de impresoras y fotocopiadoras, dijo que aún está evaluando el impacto sobre su negocio. Konica Minolta, el segundo fabricante de película LCD, dijo que sus tres fábricas en la región Tokio habían sido afectadas por los recortes de energía. El fabricante de cámaras y de copiadoras Canon Inc, que suspendió la producción doméstica de todas sus cámaras hasta por lo menos mañana, dijo que la falta de gasolina afectaba la distribución y no permitía que su personal llegara al trabajo en áreas como la isla de Kyushu, donde los servicios ferroviarios funcionan a medias. Nikon, que fabrica cámaras y equipos de precisión, dijo que esperaba retomar la producción en todas sus plantas en el norte de Japón para finales de marzo, pero advirtió de que las bajas de energía y la escasez de componentes podrían dificultar un retorno a la producción total. - Las mineras también sufren Rio Tinto, la segunda minera mundial de mineral de hierro después de la brasileña Vale, advirtió que las interrupciones representaban una amenaza a sus planes de expansión. “El impacto del terremoto y tsunami de Japón ha sido fuerte y diverso y nos afecta”, dijo Sam Walsh, director de la división de mineral de hierro de Rio Tinto. Las mineras ya están sufriendo largas demoras para recibir equipos, en momentos en que aumenta la exploración. Los cierres de plantas que manufacturan maquinaria pesada para movimiento de tierras y electrónica pueden generar presiones adicionales. De otra parte, ayer se anunció que las dos mayores acerías del país, el segundo productor mundial después de China, reanudaron su producción a media marcha debido a la falta de energía y combustible. HELGON

Compartir