Inflación en Estados Unidos afecta consumo | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Inflación en Estados Unidos afecta consumo

En términos reales la demanda de los hogares sólo aumentó el 0,3 por ciento en febrero.

POR:
marzo 29 de 2011 - 07:11 a.m.
2011-03-29

La inflación comienza a hacerse sentir sobre el consumo en Estados Unidos, que no es tan firme como su fuerte aumento de febrero podría hacer pensar.

Según cifras publicadas ayer en Washington por el departamento de Comercio, el consumo de los hogares aumentó 0,7 por ciento en febrero respecto a enero.

Se trata de su mayor aumento desde octubre, y fue superior a la previsión media de los analistas (que era 0,5 por ciento).

Las cifras del ministerio muestran que los hogares estadounidenses consumieron más, pese a que el aumento de sus ingresos, que había recibido un impulso del Estado en enero, se haya enlentecido claramente en febrero. Pese a todo, en términos reales -es decir en datos corregidos de los efectos de la inflación- el consumo de los hogares sólo aumentó 0,3 por ciento en febrero, tras haberse estancado en enero, cuando el ingreso disponible de los estadounidenses bajaba por primera vez desde setiembre, en 0,1 por ciento.

De cierta forma las cifras que importan son las reales, dado que la tasa de crecimiento de la economía del país es calculada en función de la variación del PIB real.

El consumo de los hogares es tradicionalmente el motor de la economía estadounidense. En el cuarto trimestre, aumentó 4,0 por ciento, generando por sí solo 90 por ciento del crecimiento del PIB estadounidense, que llegó a 3,1 pro ciento, según la última estimación oficial, publicada el pasado viernes.

“El problema no es que los consumidores no consuman”, sino que “el alza de sus gastos está siendo absorbida por la de los precios de la alimentación y la energía”, escribieron los economistas del gabinete RDQ Economics en una nota.

El indicador de la FED de los precios asociados a los gastos de consumo de los hogares (PCE) aumentó 0,4 por ciento en un mes. En términos anuales, su alza fue de 1,6 por ciento, contra 1,2 por ciento en enero.

“El alza de los precios del combustible y la alimentación, la debilidad del mercado de la vivienda, las dificultades para obtener créditos y la inestabilidad bursátil” no rompieron el impulso de los consumidores, pero seguramente “lo enfriaron”, dijo Chris Christopher, economista del gabinete IHS Global Insight.

Washington / AFP

Compartir