1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas

La rentabilidad de los fondos privados

Es importante explicar a los lectores cómo funciona lo que se conoce técnicamente como Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
mayo 14 de 2018
2018-05-14 05:11 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Gran revuelo ha causado la noticia del rendimiento negativo de algunos fondos privados de pensiones obligatorias, observado en las cuentas de sus afiliados. Por ello es importante explicar a los lectores cómo funciona el esquema de los fondos privados, conocido técnicamente como Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad.

En primer lugar, es pertinente recordar que para pensionarse en un fondo privado hay tres variables esenciales: el capital que tiene el futuro pensionado en su cuenta individual para financiar el pago de la mesada; el incremento de la expectativa de vida, y la composición del núcleo familiar. En ese orden de ideas, el capital que tenga el trabajador permite construir una mesada adecuada; el incremento de la expectativa de vida en Colombia hace que se requiera mayor capital para soportar el pago de la mesada en periodos más amplios de tiempo, y la estructura familiar, en caso de tener un cónyuge joven, implica también mayor exigencia de dinero para pagar la pensión.

Dicho lo anterior, la variable rentabilidad está en todo momento inmersa en la construcción de la pensión. De allí la relevancia de que los fondos privados obtengan una rentabilidad óptima para sus afiliados, sean estos cotizantes o pensionados.

Al analizar de manera específica el comportamiento de la rentabilidad de febrero versus la enero de este año, se evidencia un rendimiento negativo. Esto implica que las personas observan en sus extractos un menor capital, en este caso, a febrero del 2018.
Asofondos, el gremio que agrupa a los fondos privados, plantea que no hay problema porque la rentabilidad acumulada ha sido positiva, y que se puede recuperar la pérdida de un mes. Estoy parcialmente de acuerdo con este argumento, pues los afiliados que cotizan a dicho régimen ya están empezando a pensionarse –según el informe de la Superintendencia, 20.000 en los últimos 12 meses–. Es decir, en los fondos privados hay trabajadores en la etapa de aportes (acumulación), pero cada vez hay más en la fase pensional (desacumulación).

Así las cosas, es importante señalar que cuando un colombiano se pensiona en el fondo privado tiene dos efectos sobre la cuenta individual en la cual tiene el capital: no continúa aportando y empieza a retirar el dinero a través de sus mesadas. Esto acentúa la necesidad de tener las mejores condicionesidad posibles, con el objetivo de preservar el capital que permita financiar la mes de rentabilada del jubilado.

Según la información oficial de la entidad de control, en enero de este año habían 229,3 billones de pesos administrados por los fondos, y a febrero eran 225,8 es decir, alrededor de 3,4 billones menos. Ese hecho no se puede desconocer ni restarle importancia, ya que la promesa de cualquier sistema pensional de capitalización es que los afiliados no vean reducido su capital en ningún momento.

Es válido reconocer que Asofondos tiene razón al señalar que el dinero se ha recuperado en los meses de marzo y abril del presente año, pero esto es difícil de entender para los afiliados, ajenos a la complejidad técnica, propia del sistema.

Es importante recordar un hecho histórico. Cuando en el 2008 se presentó un suceso similar de rentabilidad negativa, al año siguiente 479.000 personas decidieron migrar de los fondos privados hacia Colpensiones. La mayor cifra desde la creación de la Ley 100 de 1993. Aunque el número se redujo en los años posteriores, la tendencia de los trabajadores que quieren retornar al fondo público sigue siendo alta: 1’744.000 personas han tomado esa decisión entre el 2009 y el 2018. Es decir, que, en promedio, cada mes 11.600 personas están optando por trasladarse de los fondos privados hacia Colpensiones, mientras que solo 1.500 deciden migrar de Colpensiones hacia un fondo privado, 90 por ciento menos.

Los números demuestran que el asunto no es menor, y que hay personas que, definitivamente, al observar una mesada inferior en los fondos privados, buscan pensionarse en el sistema público. El reto para los fondos privados será obtener la rentabilidad que permita a un pensionado recibir la mesada que le fue prometida cuando este fue afiliado. Aquí radica la gran preocupación de muchas personas, la cual, insisto, no se puede minimizar ni desconocer.

Por ello, surge un gran interrogante; ¿realmente la rentabilidad es un asunto para el futuro, o es un tema que debe entenderse como una realidad para el trabajador actual? Sin duda, los fondos privados han hecho un gran aporte al crecimiento económico de nuestro país, siendo hoy el principal inversionista institucional. Pero no podemos perder de vista que fueron creados para pensionar a más personas, esa es su esencia.

En resumen, tanto el evento reciente de la rentabilidad negativa como las cifras, demuestran que cada vez más las personas se preocupan por su situación pensional. Los afiliados esperan que su fondo privado genere las condiciones necesarias para otorgarles la mesada que les fue prometida al momento de afiliarlos. He allí el gran reto.


Marcelo Duque Ospina
Ph. D. - Director de CÓMO ME PENSIONO.
marcelo.duque@
comomepensiono.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado