1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

¿Llegó el turno del cemento?

Aunque el año que acaba de terminar tuvo un desempeño económico aceptable, con una tasa de crecimiento cercana al 4 por ciento, hay sectores que generaron inquietud entre los analistas.

POR:
marzo 16 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-16

Uno de ellos fue la agricultura, que ya venía de capa caída antes de recibir el embate de la ola invernal que desembocó en la inundación de miles de hectáreas, sobre todo en el Valle del Cauca y la región Caribe. También resultó preocupante la marcha del sector de la construcción, que no tuvo un buen desempeño. De hecho, entre enero y septiembre del 2010 mostraba una contracción cercana al 1 por ciento, como consecuencia del pobre desempeño de las obras civiles y las edificaciones, pues ninguna mostró una dinámica favorable. Sin embargo, hay indicios de que esa situación ha empezado a cambiar, como lo sugieren diferentes señales. Por ejemplo, las licencias de construcción experimentaron un importante repunte en el último trimestre del año pasado, mientras que el inventario de obras en ejecución también sugirió que los constructores han empezado nuevos proyectos. Ahora, a esos indicadores se suma el de los despachos de cemento, que van bien. Eso, por lo menos, es lo que se desprende de lo dicho por el Dane, según el cual la producción del ramo experimentó un crecimiento del 9,9 por ciento en las toneladas manufacturadas, en enero del 2011. Ese comportamiento, sumado a un alza del 11,4 por ciento en los despachos nacionales, con respecto a igual mes del año precedente, sugiere una reactivación importante, que lleva algún tiempo en marcha. A primera vista, esa dinámica debería estar justificada. Tanto las mayores inversiones públicas, incluyendo el afán de alcaldes y gobernadores por finalizar las obras, como la demanda de vivienda, deberían servir de motores para impulsar una actividad que espera mejores resultados.helgon

Compartir