1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

VIX: el índice del miedo

La volatilidad del mercado es la norma, no la excepción, y periodos de aversión al riesgo como el actual continuarán ocurriendo.

Wall Street

Las desvalorizaciones recientes de los mercados se dan en un ambiente de expansión económica y buenos resultados corporativos a nivel mundial. 

EFE/Justin Lane

POR:
Portafolio
marzo 20 de 2018 - 09:39 p.m.
2018-03-20

El inicio del año no ha sido bueno para los mercados financieros. Después de un 2017 sobresaliente, cuando las acciones del mundo subieron un 25% y las acciones colombianas tuvieron un retorno del 15%, el 2018 arrancó en rojo y frenó la tendencia positiva que mostraban la gran mayoría de los activos el año pasado.

Lo anterior se da en un ambiente de expansión económica y buenos resultados corporativos a nivel mundial, lo cual debería venir acompañado de un buen desempeño de los mercados financieros.

(Lea: Impulso limitado)

Aunque son varios los factores que han incidido en el mal comienzo del año, todos se manifiestan de la misma forma: un aumento en la volatilidad del mercado y en la aversión al riesgo de los inversionistas.

Esto suele medirse con el índice de volatilidad implícita del mercado accionario (VIX), también conocido como el “índice del miedo”.

(Lea: Petróleo y Wall Street caen por incertidumbre de guerra comercial

En el último mes, el VIX alcanzó niveles que no veíamos desde la crisis de deuda soberana europea del 2011 o desde la fuerte caída de los precios del petróleo de finales del 2015.

Pero además de la reactivación de la volatilidad, también vimos un aumento notable en la preocupación del mercado por este fenómeno.

(Lea: Gran repunte de acciones de Wall Street este lunes

Las búsquedas en Google de la palabra “VIX” alcanzaron su máximo histórico, coincidiendo este hecho con la fuerte corrección que vimos en los índices accionarios en las primeras semanas de febrero.

¿Por qué le preocupa tanto al mercado la volatilidad? Llevamos casi una década sin sufrir una crisis económica y cada año que pasa es un año que estamos más próximos a la siguiente.

El problema es que no sabemos cuál será el catalizador de la siguiente recesión, lo cual hace que haya nerviosismo en los participantes del mercado y que se sobre-reaccione a cualquier noticia que suene a crisis.

El repunte de la volatilidad reciente está explicado por las últimas noticias en Estados Unidos. En primer lugar, el mercado laboral se ha recuperado completamente, lo cual ha llevado a la tasa de desempleo a niveles del 4,1%, algo que no se veía desde la burbuja del .com.

El temor del mercado se basa en que un mercado laboral tan apretado eventualmente generará presiones inflacionarias, llevando a la FED a subir su tasa de intervención a un ritmo más acelerado.

Tras una década en la que tuvimos un estímulo monetario excepcional, el aumento de las tasas de interés y la reducción de la liquidez podrían tener un impacto negativo sobre la economía y sobre los activos financieros.

El segundo punto que ha generado nerviosismo en el mercado son las medidas proteccionistas que ha tomado el gobierno de Estados Unidos con relación a su política comercial.

Al abandono de Trump del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) y a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá (NAFTA), se suma la reciente medida de imponer tarifas comerciales a las importaciones de acero y aluminio.

Lo anterior busca impulsar la industria americana y proteger a los productores locales, pero impacta negativamente a quienes utilizan como insumo dichos metales dado que aumentaría el precio de los mismos.

Además, lógicamente habría una retaliación por parte de sus socios comerciales, quienes seguramente impondrán tarifas o aranceles a los bienes estadounidenses, reduciendo de esta forma su competitividad y afectando al sector externo. La posibilidad de que el desenlace de estos eventos termine en una guerra comercial claramente asusta al mercado.

Ahora, la volatilidad del mercado es la norma, no la excepción, y periodos de aversión al riesgo como el que estamos viviendo continuarán ocurriendo en el futuro.

Su duración es imposible de predecir y posiblemente seguiremos viendo en el corto plazo choques negativos en los precios de los activos.

Sin embargo, el “índice del miedo” poco a poco volverá a sus niveles normales a medida que el mercado digiera las noticias. Al final, en el largo plazo todo activo eventualmente refleja su valor fundamental.

Mario Acosta, CFA
Gerente de Estrategia & Investigaciones Económicas en Ultraserfinco.

Compartir