1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Muamar Gadafi: perfil mínimo

Analistas especializados temen –ante tantas hipótesis relacionadas con el futuro de Libia– que Gadafi prefiere ver su país convertido en una segunda Somalia, pero con hidrocarburos.

POR:
marzo 14 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-14

Es decir, correr la misma suerte de su vecino, que desde el Cuerno de África viene padeciendo en medio de luchas feroces, porque Libia a diferencia de Túnez y Egipto está conformada por más de 140 tribus y clanes que, sólo la mente mesiánica y sangrienta de Gadafi ha podido tiranizar por más de cuatro décadas. Para entender, así sea a medias, lo que representa la presencia de Gadafi en la historia reciente valga, por ser útil, el siguiente resumen tomado de varias fuentes, empezando por recordar que él es hijo de beduinos nómades y, sobre todo, que mientras estudiaba en Londres, en 1966, fundó la Unión de Oficiales Libres; y de regreso a su patria, continuó la labor política y conspirativa. Además, en 1969 inició en Sebha una rápida insurrección que derrocó a la monarquía imperante. Desde el Consejo de la Revolución, bajo su dirección se proclamó musulmán, nasserista y socialista, eliminó las bases militares estadounidenses e inglesas, limitó drásticamente la actividad de las casi 60 firmas transnacionales instaladas, y asumió el control de la producción de petróleo sin romper totalmente con las compañías extranjeras. A su manera fue, desde un inicio, un demagogo encargado de poner en marcha un ambicioso proyecto de desarrollo, con énfasis en el agro. Al efecto, cada familia rural recibía teóricamente un promedio de 10 hectáreas de tierra, un tractor, vivienda, herramientas y riego. Se abrieron más de 1.500 pozos artesianos y 2 millones de hectáreas desérticas comenzaron a tener riego artificial. Debido al rápido crecimiento, Libia acogió trabajadores de otros países árabes y técnicos de todo el mundo. En 1973, a partir de la publicación del Libro verde –en el que expone sus fundamentos éticos y políticos, renegó del capitalismo y el marxismo– y creó una estructura de participación a base de comités populares. En las ciudades ensayó un sistema de previsión social, con asistencia médica gratuita y estímulos con franco sello populista. A los trabajadores industriales les prometía el 25 por ciento de las supuestas ganancias de sus empresas. Libia, en cinco años, dejó de ser el país más pobre del norte de África y alcanzó el ingreso per cápita más alto del continente: 4 mil dólares anuales.En 1977, Libia pasó a llamarse Gran Jamahiriya Árabe Popular y Socialista. Los resultados ampliamente positivos en lo interno, no fueron similares en el plano diplomático. Fracasaron sus tentativas de integración con Siria, Egipto y Túnez y su cuestionamiento a la política de reconciliación entre Egipto e Israel, se tradujo en serias fricciones con la monarquía saudita, los Emiratos y Marruecos. Desde 1980, la diplomacia Libia ha apuntado al África subsahariana y a América Latina, lo mismo que apoyado a los guerrilleros del Frente Polisario, y participó directamente en la guerra civil de Chad, en defensa del Gobierno Transitorio de Unión Nacional dirigido por Goukouni Oueddei. Estados Unidos terminó vinculándolo con el terrorismo mundial y, en agosto de 1981, en el golfo de Sidra, a raíz del derribamiento de dos aviones, Gadafi se acreditó el repudio de Occidente, sin embargo, obtuvo el apoyo político de regímenes árabes conservadores, antes hostiles a Trípoli. Definitivamente: ¿Occidente y el mundo de Gadafi seguirán amenazándose a base de ignorancia mutua con un ‘choque de civilizaciones’? consignajme@hotmail.com HELGON

Compartir