1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Obra del Túnel de la línea tiene un atraso del 50% en la etapa 4q

La Contraloría también llamó la atención sobre los desequilibrios encontrados en el flujo de los rec

POR:
marzo 23 de 2011 - 12:52 a.m.
2011-03-23

En febrero pasado, el contratista del Túnel de la Línea -la Unión Temporal Segundo Centenario- se mostró molesto cuando la Contraloría General le advirtió que había un atraso preocupante en la ejecución de las obras. Sin embargo ayer, tras conocer la medición hecha por la interventoría a este proyecto, el organismo de control confirmó que el rezago es del 50 por ciento.

Es más, la Contraloría hará su propia indagación para establecer si el porcentaje de atraso es aún mayor.

Así lo pudo comprobar el contralor delegado para infraestructura, Nelson Izáciga, al advertir que tendrán bajo la lupa a este proyecto. “Tras una inspección al Túnel, basados en denuncias sobre derrumbes que se presentaban en el lugar de la obra, constatamos que existía un atraso importante, lo cual fue desmentido por el contratista. Incluso, ellos mencionaron que pensaban entablar acciones jurídicas en contra de la Contraloría por esos pronunciamientos. Sin embargo, ahora se constata que el atraso es del 50 por ciento”.

Izáciga llamó la atención sobre los desequilibrios encontrados en el flujo de los recursos para este proyecto. “En el último corte contractual que hicimos, el Invías había girado 317.000 millones de pesos y el avance de la obra implicaba sólo 138.000 millones de pesos. Hay un claro desequilibrio a favor del contratista”.

El ente fiscalizador anunció que estará atento a las medidas que tome el Invías, con respecto a esta obra y a los incumplimientos presentados, toda vez que “tenemos una constante preocupación sobre la laxitud con la que se han tratado los incumplimientos por parte de los contratistas de las megaobras en el país. Esto tiene una enorme repercusión en el atraso en la infraestructura y en el posible incumplimiento contractual, lo que a su vez significa riesgo de pérdida de recursos”.

Encrucijada en TransMilenio

El contralor delegado para infraestructura, Nelson Izáciga, también llamó la atención sobre la encrucijada en la que se encuentra el proyecto TransMilenio por la carrera Séptima. Según él, si se utiliza el diseño inicial de esta obra, por el que la administración anterior, en cabeza de Luis Eduardo Garzón, invirtió una suma cercana a los 8.000 millones, habría riesgo de detrimento del patrimonio público de la ciudad de Bogotá. Lo mismo sucedería si se dejan de utilizar, pues habrá que ver cómo van a explicar el contrato nuevo, establecido por 200.000 millones de pesos, para realizar el llamado TransMilenio Ligth.

Compartir