1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Pagos inmediatos sí podrían ganarle terreno al efectivo

La disponibilidad del dinero en tiempo real trae beneficios a consumidores, empresas, Gobierno y sector financiero, dice un reporte del Banrepública.

Avanza reunión para determinar aumento del salario mínimo

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
abril 16 de 2018 - 09:45 p.m.
2018-04-16

Dentro de los pagos electrónicos, aquellos en los que el dinero pasa de manera inmediata del pagador al beneficiario, tendrían una buena acogida entre las partes, lo cual les permitiría quitarle tajada al efectivo.

(Lea: Colombianos pagan una tasa real de impuestos inferior al 25%)

Así lo señala un documento del Banco de la República sobre el panorama de los medios de pago en Colombia.

(Lea: ‘No creo que un dólar en $2.700 sea duradero’, Minhacienda)

Según el informe, a pesar de la innovación en los sistemas, todavía el 90 por ciento de las transacciones habituales de los colombianos (pagos de alimentos, transportes, servicios, vestuario, entre otros) se hacen con efectivo.

El resto se distribuye entre tarjetas débito (7 por ciento), tarjetas de crédito (2 por ciento) y transferencias electrónicas (1 por ciento).

Esto está relacionado no solo con que el dinero contante y sonante está disponible de manera permanente y su aceptación es casi que generalizada, clave en momentos en que todavía hay personas que no tienen acceso al sector financiero.

No obstante, el documento señala que, dentro de los medios de pago, las cuentas de ahorro (que son las que soportan en su mayoría las transacciones electrónicas) tienen el mayor peso, y en los últimos 10 años su participación pasó de 57,4 por ciento a 60,4 por ciento.

Por otra parte, el estudio presenta tendencias recientes en cuanto a los instrumentos de pagos, y una de las destacadas es que se está trabajando más en los pagos inmediatos, es decir que el beneficiario pueda disponer casi en tiempo real del dinero.

“Los pagos inmediatos pueden llegar a sustituir algunos de los pagos electrónicos existentes, reemplazar los pagos en efectivo, o ambos, y con esto último contribuir de forma progresiva a la inclusión financiera”, dice.

Precisamente, los pagos rápidos tienen grandes ventajas para todos los jugadores de la cadena más allá de la disponibilidad inmediata del dinero.

Algunas de ellas son la capacidad de hacer pagos de emergencia en cualquier momento, mejorar el flujo de caja, minimizar la financiación externa de las empresas, reducir los pagos atrasados, descongestionar puntos de venta y, que el sistema financiero desarrolle nuevos servicios a sus clientes.

A esto, añade que “se espera que, además de las características inherentes al efectivo, los pagos rápidos puedan superarlo con una alta contribución a la eficiencia en la transaccionalidad en el mercado de bienes y servicios de la economía, al generar la disponibilidad de la información del pago permitirá trazabilidad, seguridad del proceso de pago y prevención del fraude”.

Por eso, en el documento, el Emisor hace un llamado a que se realice un debate en el país sobre los pagos rápidos y las ventajas y riesgos que tendría su aplicación.

Compartir