Países en vía de extinción | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Países en vía de extinción

La República de las Maldivas es para muchos una sucursal del paraíso.

POR:
marzo 17 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-17

Este conjunto de 1.192 islas, de las cuales apenas 200 cuentan con habitantes, localizado en medio del océano índico, al sur de India y Sri Lanka, constituye con sus 400 mil habitantes y su territorio firme de casi 300 Km2, el país más pequeño de Asia, en población y territorio. Cada una de las islas que componen las Maldivas cuenta con unas playas deslumbrantes, un mar cristalino y una vegetación propia de una novela de náufragos en busca de aventuras. El turismo representa el 28 por ciento del PIB y es el responsable del 60 por ciento de las divisas que ingresan al país. Hasta ahí la realidad socioeconómica de esta nación pareciera similar a la de decenas de lugares que encuentran un matrimonio perfecto entre la naturaleza y la capacidad permanente de cautivar visitantes. Lo curioso es que Maldivas también es el país más bajo del mundo, con una altura sobre el nivel del mar que apenas alcanza los 150 centímetros, contando con el punto más alto a escasos 2,3 metros. Debido a esta característica y a los implacables efectos del cambio climático, el nivel del mar ha subido 20 centímetros en el último siglo, y de seguir su tendencia, en pocas décadas puede amenazar la existencia de este territorio privilegiado con una de las mayores concentraciones de biodiversidad marina en el planeta. La situación es tan grave que el presidente, Mohamed Nasheed, desde el 2008 ha expresado su deseo de comprar tierra en India, Sri Lanka e incluso en Australia para ubicar a sus ciudadanos, en caso de verse consumidos por el crecimiento del océano y así evitar que sus pobladores caigan en una crisis humanitaria sin refugio alguno. Para financiar esa adquisición de territorio alternativo, Nasheed propuso la creación de un fondo nacional de ahorro proveniente de los ingresos del turismo. Ante la amenaza constante del cambio climático, Nasheed, considerado por la revista Newsweek como uno de los mejores líderes mundiales y por la ONU como un campeón del ambiente, ha asumido un enorme liderazgo internacional comprometiéndose a hacer de Maldivas un territorio con cero emisiones para el 2020. Uno de sus llamados más interesantes tuvo lugar en el 2009, cuando realizó un Consejo de ministros submarino, en el que firmó una declaración invitando a la comunidad internacional para llegar a un acuerdo en Copenhagen. Detrás de la realidad de las Maldivas existe una situación trágica, y es que la comunidad internacional no cuenta aún con un acuerdo sólido para la reducción de emisiones. En los próximos 20 años, la demanda energética mundial crecerá en un 36 por ciento por parte de los países en desarrollo, de los cuales China representará el 75 por ciento, recurriendo, principalmente, a combustibles fósiles. Para el 2035 se espera que circulen en el mundo 1.600 millones de carros, siendo los vehículos eléctricos apenas el 20 por ciento del mercado, y haciendo tal vez más compleja la reducción de gases efecto invernadero. Como van las cosas, un acuerdo global con compromisos serios por parte de los mayores emisores sigue estando en el limbo. Lo triste es que el precio de la indiferencia sea ver consumir por el agua la nación más comprometida en la lucha contra el cambio climático. ivanduquemarquez@gmail.com HELGON

Compartir