1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Plan por US$800 millones para ‘adelgazar’ crudo pesado

Para enfrentar los mayores costos asociados al uso de diluyentes, Cenit, filial de Ecopetrol, tiene en marcha una estrategia que le servirá a toda la industria petrolera.

Cenit cuenta con un plan para bajar los costos de la dilución de crudos.

AFP

Cenit cuenta con un plan para bajar los costos de la dilución de crudos.

POR:
agosto 06 de 2013 - 01:59 a.m.
2013-08-06

La mayor producción de petróleo pesado y las previsiones de un incremento progresivo en su participación durante los próximos años, es una de las barreras que enfrentan las petroleras en sus balances. Esto, debido al incremento en los costos asociados a los diluyentes requeridos para hacer una mezcla que se pueda mover por la red de oleoductos, principalmente por el Oleoducto Central (Ocensa).

En vista de esta situación, la firma Cenit -filial de transporte y logística de Ecopetrol- tiene en marcha un millonario plan de inversiones con el que se busca bajar los gastos asociados a dilución de crudos, que en el caso de Ecopetrol fue una de las causas para que sus costos variables subieran un 15 por ciento en el segundo trimestre del presente año.

Camilo Marulanda, presidente de Cenit, aseguró que el programa responde a una de las necesidades más críticas de la industria y tiene tres líneas de acción, con un costo de 800 millones de dólares.

En primer lugar, ya se realizó una expansión del sistema de poliductos Pozos Colorados (Santa Marta)– Galán (Barrancabermeja), llegando a 105.000 barriles por día, que está en proceso de estabilización. Para esta línea hay un plan de expansión a 160.000 barriles por día, que va a ayudar a bajar los costos en los que actualmente están incurriendo las empresas.

Este plan ya está en ejecución, tiene metas progresivas y su fase final se dará en el 2015.

El segundo tema, que para el directivo es aún más importante, está relacionado con las mezclas de crudos livianos con pesados, con el fin de no depender plenamente de la importación de la nafta, pues al final su mayor impacto es transportarla hasta los Llanos para volverla a subir con el crudo que va a ser exportado.

Para ello, Cenit ya está construyendo unas facilidades (infraestructura) en el campo de Cusiana (Casanare) para mezclar el crudo liviano que allí se produce con el petróleo pesado. “Si se tiene un crudo Cusiana, que tiene 46 grados API, se mezcla y tiene un ahorro inmenso”, indicó Marulanda.

En tercer lugar, Cenit está iniciando la operación de un ambicioso proyecto de codilución, que consiste en inyectarle hasta 2 por ciento de gas propano o GLP a la mezcla de crudos, combustible que también se produce en Cusiana.

Así, por cada 100 barriles 85 serán de petróleo, 13 de nafta y 2 de GLP. Actualmente, la mezcla es de 85 barriles de crudo y 15 del diluyente por cada 100 barriles movilizados.

“Se están haciendo las pruebas, se están construyendo las facilidades de infraestructura y se espera que entre el tercer y cuarto trimestre esto se vuelva comercial”, indicó.

Se estima que no habría riesgo de desabastecimiento de gas propano, pues cada día se utilizarían para codilución entre 3.500 y 4.000 barriles.

CINCO PROYECTOS CLAVE

El plan de acción de Cenit tiene cinco iniciativas estratégicas. La primera es la fase uno del Oleoducto Bicentenario (OBC), que está prácticamente listo y se dará al servicio en septiembre para mover crudos medios y livianos.

La segunda es la expansión Ocensa, cuya primera fase de 35.000 barriles nuevos ya se aprobó y otra de 135.000 barriles, que ya tiene licencia ambiental, se va a aprobar en diciembre.

El tercero es el Oleoducto San Fernando-Monterrey, proyecto de 1.000 millones de dólares que ha estado a la sombra del Bicentenario, pero que permitirá pasar de 140.000 barriles de capacidad de evacuación en los campos Castilla, Chichimene y CPO-9, a 530.000 barriles diarios en el 2015.

Los primeros 240.000 barriles de la nueva línea entrarán en octubre de este año.

El cuarto proyecto es la ampliación del poliducto Pozos Colorados-Galán, y la ampliación del poliducto Andino, entre la estación Sebastopol en Santander, hasta el corregimiento de Apiay (Meta).

La última iniciativa central es la ampliación y aseguramiento de capacidades en el ducto Caño Limón–Coveñas, que implica ampliar a 250.000 barriles diarios entre el campo productor en Arauca y la estación Ayacucho, así como una estación intermedia alrededor del municipio de Sincé (Sucre) para abrirles espacio a los crudos pesados del Magdalena Medio.

INCENTIVO A INVERSIONES

Con el nacimiento de Cenit, las firmas dueñas de Ocensa, incluido Ecopetrol, pasaron de una tarifa de cuatro dólares a una de siete por barril. Con esta decisión, se espera incentivar la inversión en infraestructura de transporte, ya que será más fácil promover la inversión en planes de expansión. De hecho, esta ha sido una de las razones para que firmas como Talisman y Petrominerales tengan a la venta su participación en Ocensa, pues al no tener participación y tener que pagar una tarifa más alta, prefieren concentrar sus inversiones en exploración y producción.

Ómar G. Ahumada

Economía y Negocios

Compartir