1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Siete planes viales tienen preocupado al Gobierno

Se conocen casos de licitaciones mal adjudicadas, sin estudios y hasta proyectos desfinanciados.

Archivo Portafolio.com.co

Obras viales

Archivo Portafolio.com.co

POR:
marzo 10 de 2011 - 01:24 a.m.
2011-03-10

Por estos días el tema de la corrupción y las dificultades en las obras públicas están a la orden del día, no sólo por el denominado ‘carrusel de la contratación de Bogotá’, sino porque sumado a la época invernal se volvió noticia frecuente el cierre de tramos de vías en diferentes partes del país.

Ante este panorama, los expertos consideran que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos tendrá que diseñar una estrategia para hacerle frente a los problemas que han comenzado a surgir con al menos siete grandes proyectos viales, cuyas inversiones superan los cinco billones de pesos, y que cada vez generan más dudas entre las empresas de ingeniería.

Lo más complejo de este panorama, es que varias de las dificultades fueron advertidas de manera previa a la adjudicación y firma de los contratos.

Estas obras de infraestructura son la doble calzada Bogotá - Girardot, el Plan 2.500, las seis concesiones del Conpes 3413, el túnel de La Línea, los Corredores Arteriales de la Competitividad, Ruta del Sol tramo uno y la Transversal de Las Américas.

La actual administración ha comenzado a revisar caso por caso y se ha encontrado con serios problemas entre los que se destacan propuestas artificialmente bajas, con deficiencias técnico financieras o situaciones generadas porque los proyectos nunca fueron socializados.

Además, hay varias demandas por parte de las empresas que se presentaron y argumentan tener pruebas de las irregularidades.

Fuentes, que pidieron no ser identificadas, le explicaron a PORTAFOLIO los casos más preocupantes.

La doble calzada Bogotá-Girardot

La doble calzada Bogotá -Girardot fue adjudicada en el 2004 y comenzó a construirse en 2005 por el consorcio de los Nule y otras empresas. En su momento se denunció que hubo presuntas certificaciones falsas por parte de ese consorcio, pues la acreditación internacional que adjuntó de República Dominicana, fue expedida por ex funcionarios de ese país. También fue denunciado que la compañía no cumplía con la experiencia en ese renglón. Hoy el tema está en los juzgados por demanda de uno de los consorcios.

En 2008 el consorcio dijo que la obra se entregaría en 2010, aunque está programada para 2012. Hoy la obra presenta retrasos y el túnel del Boquerón que fue inaugurado por el Gobierno hace un año aún no entra en operación.

Plan 2.500: historia que no acaba

El Plan 2.500 fue adjudicado en el 2005. Planeaba inversiones por 2 billones de pesos para construir 3.160 kilómetros, en carreteras secundarias y terciarias que se entregarían en 2007, y aún no terminan.

Los recursos eran puestos por la Nación, pese a que la Ley 105 de 1993 establece que esas redes pertenecen a los municipios y departamentos. Allí no hubo estudios asociados, se hicieron diagnósticos y se adjudicó. Un estudio de Fedesarrollo concluye que había vías que no ameritaban pavimentación, pues no tenían tránsito. En los 250 tramos no se contrató mantenimiento y hoy unas de esas vías están dañadas.

Un informe de la Procuraduría dice: “El valor de cada uno de los contratos se aumentó considerablemente, modificando la cantidad de kilómetros a pavimentar, la cual siempre fue inferior a la contratada inicialmente”.

Seis concesiones del Conpes 3413

Las vías eran: 1) Rumichaca-Pasto-Chachagüí; 2) Área metropolitana de Cúcuta; 3) Zona metropolitana Bucaramanga; 4) Girardot-Ibagué-Calarcá; 5) Ruta Caribe y 6) Córdoba-Sucre.

La única que no tuvo problemas fue Girardot-Ibagué-Calarcá.

Se adjudicaron entre 2006 y 2007, las más críticas son Ruta Caribe y Córdoba-Sucre, pues al año se les adicionaron 1,5 billones de pesos. A quienes se les adjudicaron esas obras presentaron ofertas por debajo del costo estimado por el Gobierno.

En el caso del área metropolitana de Cúcuta, el Gobierno afectó el contrato, pues la obra requería un peaje de 1.000 pesos por trayecto, pero nunca lo socializó con la comunidad y el Ministerio tumbó el peaje. Hoy existe una reclamación del concesionario, que supera los 200.000 millones de pesos.

Túnel de La Línea, sin plata

Estimaciones preliminares decían que al proyecto le faltaban 300.000 millones de pesos. Hoy está confirmada la cifra.

La primera licitación se cayó porque el presupuesto con el que el Gobierno sacó la obra era cercano a los 600.000 millones de pesos. Lo ajustaron a 660.000 millones de pesos, y se adjudicó, pues para los expertos no era posible que una firma hiciera la obra por ese monto.

Hoy el proyecto es inviable con esa cantidad de dinero. Son problemas derivados de que el contratista no hizo bien las cuentas. Pero ya le han girado el 50 por ciento y no se ve reflejado en la obra. En 15 días se conocerá cuáles y cuántos son los atrasos de esa obra. Este Túnel operará en una sola dirección por lo que el Gobierno prepara la licitación para hacer el tramo en dirección a Bogotá.

El tramo uno de la Ruta del Sol tendrá alto riesgo de derrumbes

La Ruta del Sol tramo 1 va de Villeta hasta Puerto Salgar. El proyecto original con estudios fue el sonado caso ‘Comsa’, como proyecto de ingeniería está listo con estudios desde 1998.

Pero el Gobierno anterior decidió cambiar el trazado, pese al conocimiento de que el suelo es complejo en esa región. Por ello la recomendación era hacer un túnel y evitar la falla.

El contratista advierte que será una vía con problemas de derrumbes en las actuales condiciones. El proyecto como está es antitécnico y traerá serias consecuencias económicas.

En caso de que el contratista haga el túnel donde se debe, el Estado se expone a una demanda por parte de los otros contratistas que licitaron. La razón: ingenieros y Gobierno sabían que era mejor el túnel.

El proyecto aún está en preconstrucción, en términos de tiempo puede tener un cambio que no afecte el futuro del país, pues el problema está en los primeros 20 kilómetros.

Corredores para la competitividad

Se trata de carreteras que conectan transversalmente a la nación, son 1.500 kilómetros en 19 contratos. El presupuesto inicial era de 2,5 billones de pesos.

Se adjudicaron en el 2009, los contratistas hicieron estudios y diseños y se dieron cuenta de que lo que se presupuestó no alcanzaba e hicieron falta 3,5 billones de pesos. Lo bueno es que ya hay diseños, lo malo es que fueron adjudicados para ejecutarse en concreto rígido, que no es flexible, y los tramos son en suelos inestables, con lo cual las vías se quebrarán y quedarán intransitables. Los expertos dicen que las propuestas fueron serias, pero las condiciones no.

Transversal de Las Américas

Hasta el momento no ha pasado nada. El Gobierno anterior lo adjudicó en sus últimos días. La carretera arranca en el parque natural de los Catios en Chocó, allí no hay nada con qué conectar, se supone que era para conectar con Panamá y Venezuela. La primera fase fue adjudicada pero Panamá no planea ninguna carretera que conecte con Colombia.

CÉSAR A. GIRALDO B. / Subeditor PORTAFOLIO

Compartir