1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Surge una buena tendencia

La próxima inscripción de títulos del Grupo Aval en la Bolsa de Nueva York, cuyo momento de negociación preciso dependerá de los permisos y autorizaciones pertinentes que concedan las autoridades estadounidenses, es una demostración adicional del proceso de internacionalización que experimenta el sector privado colombiano.

POR:
marzo 10 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-10

Aparte de la entrada en nuevos mercados, de la apertura de sucursales y de la compra de compañías en otras latitudes, sigue su marcha el esfuerzo de llegar a los principales mercados de capitales. El motivo detrás de ese esfuerzo es indudable. Se trata de acceder a fuentes de recursos de mayor tamaño que las que se encuentran en el país, con costos relativamente menores. Adicionalmente, está la ventaja de compararse con empresas del primer mundo, adoptando procedimientos contables y de manejo corporativo que inciden en la capacidad de competir de una firma que quiera expandirse internacionalmente. Ese proceso, sin embargo, ha sido relativamente lento. En comparación con otros países de América Latina, el número de sociedades colombianas que ha tomado la decisión de tocar las puertas de los principales centros financieros casi se cuenta con los dedos de una mano. En algunos casos –los menos– tales ensayos tienen que ver con la emisión primaria de acciones, mientras que en otros se trata de la inscripción de títulos representativos de estas. Además, se encuentran ejemplos de emisiones de bonos, orientados a apoyar procesos de expansión. Esa tendencia podría acelerarse en los próximos meses. La razón es que cada vez hay más interés de los inversionistas en los países desarrollados para colocar su dinero en las economías emergentes. Tanto las proyecciones sobre el crecimiento global, como la menor percepción de riesgo sobre el antiguo tercer mundo, hace atractiva una apuesta que antes sonaba descabellada y ahora no.HELGON

Compartir