1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

La triple cuenta de la responsabilidad

Aunque la responsabilidad social es un concepto todavía muy incipiente en Colombia, el corto camino recorrido permite establecer que la práctica ha dado muy buenos pasos, hasta el punto de que ya se comienza a adoptar el desarrollo sostenible y su triple cuenta de resultados: ganancia económica, impacto medioambiental y beneficio social.

POR:
marzo 30 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-30

Este concepto -que supera al de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y que fue definido por primera vez en 1987, mediante el informe Brundtland de la Comisión Mundial de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo- maneja una visión más profunda de la relación que las empresas tienen con la sociedad. La verdad es que, además de ganar dinero, a las compañías les interesa cuidar la forma como lo hacen. Así mismo, tienen una visión a largo plazo en la que involucran, no sólo a sus accionistas y empleados, sino también al entorno en el que ejercen sus actividades. También comienzan a entender que para ser socialmente responsables, no necesitan mostrar una buena cara o 'pavonear' sus imágenes en un fashion show, con donaciones de todo tipo para sus públicos de interés, sino en ser honestas consigo mismas y con los demás; que tengan una perfecta relación entre su imagen, o lo que profesan, y su real reputación. ¿Qué significa? De esta forma, una empresa sostenible es la que cuenta con una estrategia explícita de sostenibilidad; que continúa maximizando utilidades y valor para sus accionistas pero, al mismo tiempo, protege o rehabilita el medio ambiente y contribuye a formar una mejor sociedad. A esto es lo que se le llama el resultado de triple fondo o triple bottom line, que incluye “las tres Ps: planeta, utilidades y la gente (planet, profit and people)”, afirma Felipe Pérez, catedrático de Incae Business School, la escuela de negocios más importante de Latinoamérica. Para la Andi, el concepto también abarca el hecho de que la empresa ofrezca productos o servicios que respondan a las necesidades de los usuarios, contribuyendo a su bienestar; que haga las cosas de una forma correcta, excediendo los requerimientos y el espíritu de la ley; que ponga la ética en cada una de las decisiones de sus directivos y que forme parte indispensable de la cultura de la empresa; que tome las relaciones con sus colaboradores como prioritarias, asegurando unas condiciones de trabajo seguras, saludables y que aseguren su bienestar. “Esto, sin dejar atrás que deben integrarse a la sociedad de la que hacen parte, identificando sus condiciones y la problemática que afronta para trabajar en pro del desarrollo y el entorno en el cual se desenvuelven”, agrega la agremiación. Para Pérez, es importante introducir la sostenibilidad en el sector empresarial porque, además de constituir el nuevo paradigma, una buena estrategia en este tema crea valor sostenible para los accionistas, ahora y hacia el futuro; hacia lo interno y externo de la empresa. “Pese a que en Colombia existen varias empresas que practican la RSC en forma exitosa, todavía falta mucho camino importante que debe ser recorrido. Falta la visión de sostenibilidad desarrollada como parte del corazón de la estrategia del negocio. Además, se carece de indicadores de desempeño en las tres dimensiones y de más reporte social”, culmina Felipe Pérez. helgon

Compartir