1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Vivir Mejor / Sonrisa, antesala de la confianza

Este sencillo gesto es la parte más visible de una unión íntima entre dos personas y hace que la dis

POR:
marzo 12 de 2011 - 12:09 a.m.
2011-03-12

Las sonrisas no son simplemente la manifestación de un sentimiento interno de alegría, sintonía o bienestar. Esta forma de expresión exclusiva de los seres humanos es la parte más visible de una unión íntima entre dos mentes. Cuando se relaciona con los demás, ¿a menudo el trato y la conversación resultan grises, poco naturales, reprimidos o tensos, causando incomodidad tanto en usted como en su interlocutor? ¿Es realmente afable con las personas con las que trata o habla? “Haga esta prueba: la próxima vez que abra la puerta de su oficina o casa a una persona, recíbala con una amplia y sincera sonrisa, mirándola a los ojos. Si lo complementa con un apretón de manos, ¡mucho mejor! Sonríale con su mirada, boca y todo el rostro, pero sobre todo desde su corazón”, propone Carmen Retuerce, experta en educación emocional, del Centro Psicológico Hara de Madrid (España). “Al hacerlo quizá descubra que ese desconocido, o bien ese familiar o persona a la que conoce desde hace tiempo, pero con la que mantiene un trato distante o frío, se afloja un poco sorprendida porque esperaba otra actitud de su parte, y también le sonríe. Después, el encuentro será más cordial y su resultado probablemente más positivo”, señala la experta. Sostiene que “al sonreírle a alguien no sólo le abrimos las puertas de nuestro hogar u oficina, también las de nuestra alma. Le estamos dando la bienvenida a nuestra vida, lo invitamos a forma parte de nuestro círculo. La sonrisa franca hace que la distancia emocional entre dos personas se acorte”. “Al realizar el pequeño experimento anterior, mucha gente descubre que, desde hace tiempo, luce un semblante demasiado serio, incluso en las situaciones que invitan a estar más relajado o animado. La costumbre, la crisis económica, las preocupaciones o las adversidades de la vida, quizá han dejado una huella amarga en su expresión facial, que se ha vuelto demasiado adusta y poco desenfadada”, explica la experta. Para Retuerce, “los demás pueden compararse con un espejo: si acostumbramos a mirarlos serios, con indiferencia, o incluso con enfado, nos tratarán con seriedad, distancia y gesto agrio; si le sonreímos, tenderán a devolvernos una sonrisa”. Advierte, claro está, que no se trata de sonreír de manera artificial o forzada, sino de permitirse a uno mismo recuperar una expresión natural y, según afirma, al poco tiempo de practicarlo se pueden ver los resultados positivos. HÁGALO MIRANDO <QA0> A LOS OJOS De acuerdo con un estudio de Claire Conway, de la Universidad de Aberdeen (Reino Unido), las personas que miran directamente a los ojos y sonríen resultan más atractivas, porque “la gente prefiere los rostros a los que parece gustar”. Conway y su equipo del Laboratorio de Investigación del Rostro analizaron el efecto de la dirección de la mirada, las expresiones faciales y el género de una persona en su atractivo, encontrando que los participantes en la investigación se sienten más atraídos por los rostros felices en personas del sexo opuesto al suyo y cuyas miradas son directas. Paula Niedenthal, directora del Laboratorio de Psicología Social y Cognitiva de la Universidad Blaise Pascal, en Clermont-Ferrand (Francia), ha efectuado una gran variedad de investigaciones que incluyen escaneos cerebrales y observaciones culturales, destinadas a elaborar un modelo científico de la sonrisa. Las sonrisas no son meras expresiones de un sentimiento interno, también son la parte más visible de una unión íntima entre dos mentes, ha señalado la experta en la revista ‘Ciencias del Comportamiento y el Cerebro’, de la Universidad de Cambridge. UNA SONRISA <QA0> PARA CADA OCASIÓN De acuerdo con la investigadora, al igual que se ha observado en los chimpancés, algunas sonrisas humanas intentan fortalecer un lazo social con otro individuo, e incluso pueden ser diferenciadas por ciertas expresiones características. Una sonrisa vergonzosa suele estar acompañada de un mentón bajo, una de saludo con frecuencia va acompañada de una elevación de las cejas, y quien lanza una sonrisa para expresar poder a menudo eleva el mentón para mirar a las demás personas “desde arriba”. La forma en que la otra persona recibe e interpreta una sonrisa y, sobre todo, el hecho de que gente la reconozca al imitarla, también es sumamente importante, según Niedenthal. Cuando una persona que sonríe cruza sus ojos con otra, esta sin darse cuenta también ‘parodia’ una sonrisa, y esta imitación inadvertida activa muchas de las mismas áreas cerebrales que están activas en la persona que sonríe primero, según Niedenthal Por ejemplo, una sonrisa feliz suele estar asociada a una actividad en los circuitos cerebrales de la gratificación y observarla en otros puede despertar esos circuitos en nosotros.

Compartir