Vivir del sueño de volar | Finanzas | Economía | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Vivir del sueño de volar

La historia del número dos del mundo en parapente empieza cuando, a la edad de 15 años, voló por primera vez en esta modalidad, confiesa que, aunque hubo nervios, sintió que quería vivir de eso desde ese momento.

POR:
marzo 05 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-05

Pál Takáts es un húngaro nacido en Budapest, tiene 25 años y admite que el parapente invadió su vida desde el primer salto. “Primero era sólo un hobbie, después se convirtió en mi pasión y me di cuenta de que quería vivir de hacer eso. Por ahora creo que voy por buen camino, ya estoy ganando mi dinero del parapentísmo”, admite el atleta en entrevista con PORTAFOLIO. El joven deportista dedica su vida a estar viajando, exhibiendo sus acrobacias y haciendo presentaciones artísticas sin importar la situación meteorológica del momento. Además, define al parapente como 'vivir el sueño de volar'. Llegó a Colombia hace algunos meses a hacer unas presentaciones, dentro de las cuales estaba incluido el Campeonato Mundial de Parapente, llevado a cabo en Roldanillo (Valle del Cauca), a comienzos de este año. Para Takáts el parapente es un riego divertido, que ve con tranquilidad y facilidad. Asegura que para practicar ese deporte lo fundamental es tener ganas. “Para hacer parapente no se necesita mucho, sólo una ‘mochila’ pequeña por ahí de 15 kilos, un voladero, viento, sol y las ganas de querer volar”, explica el número dos del mundo en esa disciplina. “Durante el invierno trabajaba durísimo lavando altas edificaciones, utilizando equipos para montañismo. Así ganaba dinero para poder viajar el verano y pagar la gasolina del vehículo que nos transportaba hasta las montañas donde volábamos”, asegura el húngaro, quién gano en 2007 el campeonato mundial de parapente en acrobacia. Tiempo después de consagrarse como número uno del mundo y gracias a su potencial, disciplina y dedicación, Takáts empezó a recibir ofertas por parte de diferentes patrocinadores. La compañía de bebida energizante Redbull es una de las marcas patrocinadoras junto a diferentes fabricantes de equipos de parapente. El atleta húngaro estará en nuestro país hasta mediados de este mes, luego se irá para Brasil, en donde tendrá presentaciones en Sao Paulo, lugar en el que saltará desde un helicóptero sobre una playa cercana a la urbe brasileña. Seguido a eso, partirá para su casa en Suiza con el fin de descansar de los viajes por Suramérica. Al preguntarle a Takáts si es posible vivir de hacer parapente responde con franqueza: “Sí es posible, pero no es tan fácil. Yo estoy trabajando y entrenando duramente para poder dedicarme a vivir sólo del deporte. Es difícil porque es una disciplina poco conocida, por ello hay poca gente practicándolo. Pero estoy seguro de que hay más personas llegando al deporte y nosotros debemos encargarnos de hacerle más promoción”. 2007 Fue el año en el que Pál Takáts se consagró como el número uno del mundo en parapente de acrobacia. Parapente en Colombia Esta disciplina, creada a finales del Siglo XX por algunos montañistas que ascendian cumbres muy pendientes y buscaban bajar de ellas en el aire, llegó a nuestro país de manera timida para quedarse. Actualmente, existen varias empresas que promocionan cursos y vuelos libres que oscilan entre los $90.000 y $150.000 según el tiempo de vuelo. En la zona de Cundinamarca se puede practicar esta actividad sin ir muy lejos, en Sopó, La Calera, Chía, Guatavita y montañas ubicadas hacia lel territorio cundiboyacense. Hacia el departamento de Santander el más reconocido sitio es el Cañón del Chicamocha y San Gil. "Mi profesión es un riesgo divertido. Aunque es difícil vivir de hacer parapente, trabajo duro para darlo a conocer en el mundo. ADRVEG

Compartir