Gobierno

Colombia destaca que la paz abre una oportunidad a las inversiones en el país

El vicepresidente afirmó que el próximo Gobierno no puede defraudar las expectativas de los colombianos, garantizando la "inclusión social y política".

Óscar Naranjo

Gobierno Por: Julian David Calderon Hortua

El vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo, destacó lo que denominó "dividendos" de la paz y las "oportunidades" de inversión que generan en el país tras el acuerdo con la guerrilla de las Farc de noviembre de 2016.

(Lea: ‘El país tendrá que esperar para entrar a la Ocde’, Lacouture)

En una entrevista con Efe, Naranjo advirtió de que el camino de la paz será largo, la reconciliación llevará años y el perdón tardará incluso más, pero eso no debe impedir avanzar para asegurar que la "violencia no es una opción" en Colombia.

(Lea: Nueva conformación del Congreso no afectará la agenda económica)

En este sentido, subrayó que el próximo Gobierno colombiano no puede defraudar las expectativas de los colombianos, cualquiera que gane las elecciones presidenciales de la primavera, y deberá garantizar la "inclusión social y política".

Naranjo, de visita en España, explicó que los cerca de siete millones de personas de las zonas que vivieron el conflicto armado directamente están demandando bienes y servicios. Pero son también los 15 millones de habitantes de áreas próximas y los 50 millones de colombianos los que realmente están con la paz, afirmó.

"Por lo tanto -dedujo-, hay toda una oportunidad para el empresariado de llegar a esa Colombia profunda y conectarla con la urbana." A pesar de una inversión española durante largos años en sectores muy importantes (minero-energético, comunicaciones), "ahora hay toda una posibilidad para ampliar esa participación empresarial", agregó.

El vicepresidente calificó de "vital" transmitir un mensaje para invertir en zonas deprimidas, lo que relacionó con tres "megaproyectos" en la Colombia "profunda y rural": Primero, la potencialidad para la producción de alimentos; Segundo, las oportunidades de generar infraestructuras (electrificación, acueductos); y tercero, una reconstrucción del tejido social. Preguntado por los apoyos internacionales con que cuenta el proceso de paz, señaló que éste es un proyecto "de Estado", que supera la coyuntura política.

En este sentido, agradeció la presencia española en los momentos difíciles. "Y ahora, en condiciones de prosperidad, esperamos un creciente entusiasmo de España alrededor de nuestro país", confió.

Sobre las amenazas para la paz, Naranjo indicó que existe una decisión personal en cada ciudadano de no regresar a la guerra. "Esperaría que la dirigencia política lea ese sentimiento", enfatizó. Comentó que los disidentes de las FARC son un "peligro real, pero son controlables", y "enfrentarán la persecución militar, policial y judicial con todo rigor".

*EFE.