Gobierno

Duque llama a la unidad en su primer discurso como Jefe de Estado

El Presidente se comprometió a llevar la economía del país a una tasa de crecimiento superior al 4 por ciento.

Presidente Iván Duque

Gobierno Por: Portafolio

Con un mensaje dedicado a un gran pacto por Colombia, Iván Duque tomó posesión como presidente de la República invitando a construir país por encima de las diferencias. En su primer discurso oficial como Jefe de Estado destacó la importancia de que se construyan concesos, sin embargo, advirtió que recibe un país convulsionado y con errores en materia económica que se deben corregir.

(Lea: Las tareas pendientes que debe solucionar Ivan Duque en su gobierno)

Una política tributaria motivada por la expansión del gasto ha llevado a que tengamos cargas asfixiantes y que se afecten el ahorro, la inversión, la formalización y la productividad. La equivocación de haber expandido los gastos permanentes con base en el espejismo de una bonanza petrolera transitoria, y luego intentar sustituir petróleo por impuestos afectó a generadores de empleo y consumidores”, precisó.

(Lea: Ecosistema emprendedor ve con buenos ojos el gobierno Duque)

Durante su intervención el Presidente destacó la importancia de luchar contra la burocracia y la cantidad de trámites engorrosos y la proliferación de ventanillas que ha traído consigo efectos negativos en el clima de negocios de varios sectores.

(Lea: Los retos del gobierno de Iván Duque)

Duque además resaltó en su discurso que cree en la desmovilización, el desarme y la reinserción de la base guerrillera, pero señaló que la paz es una construcción de todos, por lo que “debemos tener clara la importancia de contar con una cultura de legalidad sustentada sobre el Estado de Derecho”.

Ha llegado el momento de evitar que los grupos armados ilegales que secuestran y trafican drogas pretendan ganar beneficios mimetizando sus delitos con causas ideológicas. Sencillamente debemos dejar claro que en adelante en nuestra Constitución el narcotráfico y el secuestro no son delitos conexos al delito político ni mecanismos legítimos para financiar y promover ninguna causa. Hoy mismo le cumplo a Colombia y llevaré esta iniciativa ante el Congreso de la República”, aseveró.

El presidente además sostuvo que durante sus primeros 30 días de gobierno evaluará los diálogos de paz que se han adelantado con el ELN durante 17 meses. “Nos vamos a reunir con las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y los países que han venido apoyando dicho proceso, para que en el marco de la independencia y la institucionalidad del Estado, compartan con nosotros el balance acerca del mismo.

Quiero dejar claro que un proceso creíble debe cimentarse en el cese total de acciones criminales, con estricta supervisión internacional, y tiempos definidos”, recalcó.

Al dirigirse a los jefes de estado convocados a su posesión, Duque aseguró que el nuevo gobierno endurecerá las penas para los corruptos, que no gozarán en su mandato del beneficio de casa por, cárcel ni de reducción de penas. “El camino de la legalidad demanda que logremos entre el Ejecutivo, el legislativo y el poder judicial una reforma a la Justicia que la haga más eficiente, más cercana al ciudadano, más confiable y que nos permita garantizar oportunamente los derechos de todos los colombianos”, puntualizó.

Los emprendedores también tuvieron lugar en el primer discurso de Duque, quién recalcó el papel fundamental que puede jugar el emprendimiento en el desarrollo económico y social del país. “Colombia debe ser un país donde micro, pequeñas, medianas y grandes empresas progresen de manera sostenible para generar empleos de calidad. Por eso pondremos en marcha un programa de reactivación económica que nos permita, con responsabilidad fiscal, tener un sistema tributario y de desarrollo productivo orientado a la inversión, el ahorro, la formalización, la productividad y la competitividad de nuestra economía”, anotó.

En materia económica Duque se comprometió a adelantar todas las reformas estructurales que se quieran para asegurar la sostenibilidad fiscal de la nación y de esta manera consolidar un crecimiento del PIB superior al cuatro por ciento. “Nuestra economía debe fortalecerse todos los días. Vamos a eliminar trámites innecesarios y hacer más expeditos los existentes, vamos a ponerle fin a regulaciones absurdas que expanden el peregrinaje burocrático y crean incentivos a la corrupción”, dijo.

Y agregó que diversificará la producción y las exportaciones para reducir la dependencia en las materias primas, agregando valor y posicionando marcas propias, diseños y sellos de calidad. 

Duque también dedicó un capítulo importante a la equidad, de la cual dijo que su fin es derrotar la exclusión
. “Colombia tiene que reducir las brechas entre ricos y pobres, eliminar las distancias entre regiones que acarician el desarrollo y otras que se sienten atrapadas en la exclusión y la miseria, derrotar la falta de acceso a bienes públicos de muchas comunidades y proponernos acabar con la pobreza extrema en los próximos años”, añadió

Asimismo, el nuevo Jefe de Estado mostró su interés por promover en el país las fuentes renovables de energía. También dijo que lo mismo sucederá con la ciencia, la tecnología y la innovación, sectores en los que se propondrá a duplicar la inversión.

Finalmente, Duque reiteró su mensaje de unidad. “No más divisiones de izquierda y derecha: somos Colombia, no más falsas divisiones entre neoliberales y socialistas: somos Colombia”, recalcó, al tiempo que llamó a trabajadores, gremios, empresarios, sindicatos, partidos políticos y organizaciones sociales a hacer realidad juntos ese pacto por la unidad.