1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Grupo Sala: desde lo ambiental se pueder ser rentable

Su fundador, el empresario cartagenero Humberto Rodríguez, representará al país en la versión mundial del Programa Emprendedor del Año EY.

Humberto Rodríguez

Humberto Rodríguez, fundador y presidente del Grupo Sala.

Foto: Grupo Sala

POR:
Portafolio
junio 11 de 2018 - 07:58 p.m.
2018-06-11

La motivación de generar un impacto positivo y la inquietud en torno a la relación del hombre con el medioambiente son la base de la trayectoria de Humberto Rodríguez, fundador y presidente del Grupo Sala.

En 1996, cuando la sostenibilidad no estaba en la agenda de muchos, el empresario creó su empresa alrededor de la importancia del buen manejo de los residuos.

“Soluciones Ambientales para Latinoamérica, Grupo Sala, nació en una oficina de 62 metros cuadrados, donde yo era el que preparaba el tinto y llevaba la mensajería”, recuerda Rodríguez al destacar sus inicios y sus aspiraciones para tener influencia y reconocimiento en el mercado, no solo en Colombia, sino a nivel internacional.

Hoy, como fruto de los resultados de su gestión al frente de la compañía, Rodríguez representará al país en la versión mundial del Programa Emprendedor del Año EY, que será entre el 13 y el 17 de junio, en Mónaco. Para llegar a esa instancia, el ejecutivo cartagenero obtuvo a finales del año pasado el premio del Programa Emprendedor del Año EY en Colombia. En los últimos cinco años, más de 6.500 emprendedores han participado en el programa alrededor del mundo. Así mismo, más de la mitad de los empresarios de las cien compañías principales del índice Nasdaq han recibido el reconocimiento como Emprendedor del Año EY.

En esta edición, el fundador del Grupo Sala compartirá con 44 emprendedores, ganadores en sus respectivos países. El sábado próximo se conocerá el resultado de la competencia.

Con su profesión de Arquitecto en Estados Unidos y su MBA de la Universidadad de los Andes, considera que obtuvo la formación para asumir su condición de emprendedor.
Sin embargo, el surgimiento de su preocupación por el tema ambiental surgió desde antes: lo remonta a su ciudad natal donde desde chico recuerda su molestia por los malos olores, situación que desafortunadamente no se ha superado.

“Con haber nacido en Cartagena y ver de cerca la contaminación que todavía está, comienza ni sensibilidad hacia el tema. Luego estudio Arquitectura y el tema del espacio, la construcción, el entorno y la relación del hombre con el medioambiente, tuvieron una influencia muy importante. Y antes de fundar el Grupo Sala, trabajé en el Grupo Sanford, donde aprendí sobre cómo hacer para que una organización sea exitosa”, comenta Humberto Rodríguez.

Al comienzo, el Grupo Sala empezó con la filosofía de minimizar el impacto de los residuos. Llevarla a la práctica fue su primer logro.

En general, la compañía ha desarrollado toda la estrategia y los mecanismos adecuados, para la recolección de residuos de todo tipo: urbanos, tóxicos, peligrosos, biomédicos y hoy está haciendo una apuesta por trabajar en el área especializada de petróleo y gas.
En una segunda etapa, el Grupo Sala pasó de minimizar los impactos de esos residuos para explorar las opciones de aprovechamiento y reutilización.

La pregunta era “cómo hacemos para que los residuos no impacten sino que, básicamente, se recuperen”, explica Humberto Rodríguez.

“Los rellenos sanitarios fueron una solución en un momento, pero ya no lo son hoy porque la gente también quiere que esos residuos sean aprovechados, ya que hay una mayor conciencia ambiental, en torno a prácticas como la separación y el aprovechamiento de los materiales”, dice. En ese escenario, el liderazgo de la organización en el sector busca que el ser humano y la industria pongan sobre la mesa el plan ambiental. El asunto no ha sido fácil en la medida en que existen personas y organizaciones que se preocupan por estos campos, ya sea por reputación, por normativa o por convicción.

LOS RESULTADOS

Pasados 22 años, el balance de Rodríguez como emprendedor es satisfactorio.
“Me ha ido muy bien económicamente y he demostrado que se puede darle valor al tema ambiental y a la sostenibilidad dentro de una factura. Nosotros somos rentables y hemos crecido dramáticamente en un país emergente”, argumenta. El Grupo Sala registra ingresos anuales por $440.000 millones. Genera 3.120 empleos directos, atiende 25 municipios y recoge más de 895.000 toneladas de residuos sólidos. Distribuye más de 11 millones de metros cúbicos de agua en el año. Su labor impacta a casi 4 millones de colombianos.

Desde la holding, que opera en Bogotá, la organización maneja 23 empresas.
Entre su infraestructura están los parques tecnológicos ambientales, ubicados cerca a las ciudades donde se resuelven toda clase de problemas ambientales. Operan en Barranquilla, Cali, Manizales, Bogotá, Cúcuta y Aguachica (Cesar). En este último atiende a la industria petrolera de Barrancabermeja.

Otra división importante de la compañía tiene que ver con Residuos Urbanos, que es la más grande de las ciudades y que abarca el tratamiento de desperdicios biomédicos, tóxicos y peligrosos, y petroleros.

Y luego está una empresa de aguas en Sincelejo, donde está la operación del acueducto para la misma capital de Sucre, así como el de Corozal, Sincé, Shinú y Magangué.
“El cuarto capítulo que estamos abriendo es el de cómo generar energía con los residuos”, explica Rodríguez al hablar de las proyecciones del Grupo Sala.

El empresario considera la legislación está atrasada, cuando revisa que Argentina y Chile toman mucha ventaja, pero dice que tiene planes pilotos con Argos y Celsia en Cartagena y Cali, respectivamente. “El mundo va hacia allá: a que los residuos se separen y lo orgánico, que son frutas y verduras, sean aprovechados para generar energía por biodigestión”, plantea al citar las oportunidades.

A nivel internacional, la compañía tiene presencia en Panamá, con un parque tecnológico ambiental en Chorreras, donde maneja residuos urbanos y biomédicos. Según el empresario, el objetivo en ese país es hacer energía, teniendo en cuenta que allá el costo de ese servicio es muy alto.

Compartir