Infraestructura

Regiotram, el proyecto ferroviario que unirá a Bogotá y Cundinarmarca, tiene una carrera contrarreloj

Hasta el 11 de noviembre la Asamblea del departamento tiene plazo para aprobar las vigencias futuras, antes de que empiece a regir la ley de garantías para las elecciones del 2018.

Regiotram

Infraestructura Por: Javier Acosta

El proyecto de infraestructura que busca la creación de una vía férrea para descongestionar la entrada a la capital por la calle 13, y agilizar el tránsito de los habitantes de la Sabana hacia Bogotá, parece tener luz verde.

Este domingo, el Conpes declaró de importancia estratégica esta obra, mientras la Nación se comprometió a aportar 1,02 billones de pesos, que corresponden al 68% del total del dinero que se requerirá para su construcción. 

(Lea: Conpes aprueba la construcción de Regiotram, el proyecto ferroviario que unirá a Bogotá y Cundinarmarca). 

Se estima que la obra tendrá un valor de 1,5 billones de pesos, de los cuales la Gobernación de Cundinamarca aportará $480.000 millones.

La noticia ha sido bien recibida por la opinión pública. Sin embargo, a pesar de tener luz verde, tiene también una carrera contra el reloj.

Antes del 11 de noviembre, la Asamblea de Cundinamarca deberá aprobar, a través de vigencias futuras, los presupuestos anuales del departamento de los próximos 10 años, que incluye el dinero que destinará para el desarrollo de esta ambiciosa obra, ya que ese día empieza a regir la ley de garantías por las elecciones del 2018.

En caso de que no se aprueben las vigencias futuras antes de ese día no se podrán realizar convenios interadministrativos, el último requisito que debe realizar de forma oficial la Gobernación para estructurar la licitación para las obras del Regiotram, y sólo se podría hacer hasta después de que sea elegido un nuevo presidente.

Frente a esa posibilidad, para este lunes se programó el debate en la comisión de Presupuesto; de aprobarse allí la financiación, seguiría otra discusión en plenaria el próximo jueves 5 de octubre, en el que se requiere la expedición de las vigencias futuras del Gobierno Nacional a través de un Confis.

Aunque parece haber buen ambiente para su aprobación, el tiempo apremia.

En caso de que se cumplan los tiempos, la gobernación de Cundinamarca podría abrir la licitación a comienzos del 2018 y, una vez adjudicada, a finales del mismo año se podría iniciar la obra.

El Gobierno Nacional calcula que con este proyecto se movilizarán diariamente unas 125.690 personas, tendrá 17 estaciones, 6 subestaciones urbanas, 11 estaciones urbanas y 41 kilómetros de longitud en doble vía.

Este tren irá desde Facatativá hasta el centro de Bogotá y pasará por Madrid, Mosquera, Funza y por el sector de El Corzo.

Estos cuatro municipios concentran aproximadamente el 14% de la población del departamento de Cundinamarca sin considerar la población de Bogotá, y un 79% de la población de Sabana de Occidente.

En promedio, tanto en la hora pico de la mañana como de la tarde, los usuarios del transporte actual que se movilizan por este corredor tardan alrededor de dos horas y quince minutos en un trayecto de 40 km, a una velocidad comercial aproximada de 18 km/h.

La idea es que se integre con el Metro de Bogotá con una estación intermodal.