Infraestructura

El túnel de La Línea entraría en operación al iniciar el 2019

La obra principal, que tiene 8,6 kilómetros, estaría lista en septiembre del 2018, aun cuando el Gobierno espera poder anticipar dicha entrega.

Túnel de la Línea

Infraestructura Por: Portafolio

Las obras completas del túnel de La Línea –que atraviesan la cordillera central del país– entrarían en operación total a principios del 2019.

La fecha exacta se conocería entre abril y mayo del próximo año,
momento en el cual el Instituto Nacional de Vías (Invías) sabrá a ciencia cierta cuál sería la prórroga que le tendría que hacer al contratista actual de dicho proyecto, que es el Consorcio La Línea, integrado por Conconcreto y CSS Constructores.

(Lea: En un año deberá estar listo el túnel de La Línea)

Carlos García Montes, director del Invías, le explicó a Portafolio que si bien los trabajos del túnel principal quedarían listos en septiembre del próximo año, “el Gobierno está empeñado en que dicha entrega se anticipe para finales de julio, tal y como los señala el contrato actual”.

(Lea: Nuevo contrato del túnel de la Línea traería 11 modificaciones

Y aunque el plazo será mayor al esperado, como algunos gremios señalaron en su momento que pasaría, los trabajos en entre Calarcá y Cajamarca (que también se incluyen en la totalidad del proyecto) avanzan a toda marcha.

(Lea: ¿Qué viene para el Túnel de la Línea, tras la liquidación del contrato con Carlos Collins?

“Por ejemplo, el túnel piloto, que es de escape, va en 92% y quedará listo en marzo próximo; asimismo, el intercambiador de Versalles lleva un 76% de avance y será entregado en abril del 2018, junto con 4 kilómetros adicionales de carretera”, aseguró García.

Entre tanto, 500 personas están adelantando las labores, pero esta es apenas una cuarta parte del total de empleados que espera tener el túnel, con el fin de que se facturen unos $30.000 millones mensuales, lo que llevará, además, a que en mayo próximo queden listos cuatro puentes más, entre los que están los de Platanera, Puente Seco y Cafetal.

De hecho, el contratista ya tiene abiertos 24 frentes de trabajo desde septiembre pasado, y desde hoy hasta el próximo 23 de enero iniciarán las obras en 12 puntos más: dos en el túnel principal, cuatro en el módulo 1 (Quindío) y seis más en el módulo 2 (Tolima).

“Es importante recordar que este proyecto no es solo el túnel principal, sino que comprende muchos túneles cortos y viaductos, que también requieren tiempo para su ejecución”, indicó el director general del Invías.

Puntualmente, el módulo 1 tiene 923 metros de túneles cortos, 1.804 de puentes y 6.793 de vía en superficie; mientras que el módulo 2 tiene cifras de 2.279 metros de túneles cortos, 2.198 de puentes y 4.409 de vía en superficie.

ELECTROMECÁNICOS

Paralelo a todo lo anterior, el Invías también tiene contratado el suministro, instalación y puesta en marcha de los equipos electromecánicos, por un valor de $363.000 millones. El dueño del contrato es la Unión Temporal Disico - Comsa - Gyc, integrado por las firmas Comsa Colombia (25%), Comsa S.A. Sociedad Unipersonal (1%), Disico (37%) e Ingeniería y Telemática (37%).

En julio pasado, la entidad le prorrogó dicho contrato hasta el 31 de diciembre del 2018, lo cual da visos de que solo hasta principios del 2019 entraría en operación todo el proyecto. La terminación de este contrato es indispensable para que el proyecto tenga luz verde plena.

Por esto, la Unión Temporal viene avanzando en la importación del material necesario para el suministro de energía, iluminación, ventilación, sistema contra incendio, entre otras cosas.

“El 31 de marzo del 2018 deberán que tener todo lo necesario en el país. Este consorcio tendrá un peaje en el túnel, que contará con dos casetas, las cuales estarán respectivamente en cada uno de los intercambiadores principales del proyecto, que son Bermellón y Las Américas”, explicó García.

Sebastián Londoño Vélez
seblon@eltiempo.com