Infraestructura

Reviven corredor férreo para conectar el centro con la costa

Ayer la ANI y el contratista Ibines anunciaron la reactivación de los corredores Bogotá - Belencito y La Dorada - Chiriguaná.

El corredor férreo La Dorada-Chiriguaná

Infraestructura Por: Portafolio

Luego de casi ocho años de inactividad, los corredores férreos de Bogotá - Belencito y Dorada - Chiriguaná volvieron a funcionar.

Los 876 kilómetros, que habían sido afectados por la temporada invernal que afectó el país entre el 2010 y 2011, ayer fueron reabiertos por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) de la mano del contratista Ibines Férreo, con el fin de ser utilizados para transporte de carga.

(Lea: Ya está listo corredor férreo entre Bogotá y Belencito para la operación de trenes de carga)

Para hacerlo posible, el Gobierno hizo una inversión por $420.298 millones de pesos y las autoridades han puesto a prueba al menos unos 13 trenes para demostrar que los corredores están en buenas condiciones para ser utilizados.

Los corredores, que son claves para la conexión de zonas industriales con las urbanas, ya tienen empresas interesadas en transportar su mercancía.

(Lea: El tren vuelve a la ruta La Dorada - Chiriguaná

De hecho, Portafolio pudo establecer que ya hay seis compañías interesadas en transportar su mercancía en los trenes. Las firmas son Quala, Molsabana,Bavaria, Gerduao Diaco, Cementos Tequedama y Postobon.

(Lea: Tren de la Sabana moviliza 456.000 pasajeros al año

Asimismo, la ANI confirmó que hubo 21 compañías que asistieron a ver el recorrido de apertura, entre las cuales se destacan McCain, Corboandes, Puertos de Santa Marta, entre otros.

En el caso del corredor Bogotá - Belencito la ANI anunció que la cementera Argos transportará un promedio de 13 trenes al mes con cerca de 3.000 toneladas. “Esta línea está en capacidad de movilizar cerca de 1,5 millones de toneladas al año y no estaba activa para carga desde el 2010 cuando fue parcialmente destruida por la ola invernal que azotó el país. Cada uno de estos trenes reemplaza 13 tractomulas, de 39 toneladas”, informó la agencia en un comunicado.

El corredor, que tiene una extensión de 318,3 kilómetros, va desde Facatativá - Bogotá - Belencito e incluye el ramal La Caro Zipaquirá. Actualmente desde Bogotá a Zipaquirá operan seis trenes de estudiantes entre semana, y de turistas los sábados y domingos, que suman más de 456.000 pasajeros al año, según cálculos de la ANI.

Cabe recordar que en los dos contratos de obra pública de ese corredor, suman inversiones por los $207.616 millones, con el fin de restablecer los puntos críticos con los que contaba la red férrea.

En cuanto a la línea La Dorada (Caldas) - Chiriguná (Cesar) la empresa Ismocol tendrá una operación regular para transportar tubería utilizada por Ecopetrol.

De acuerdo con la ANI, este corredor tiene una capacidad para movilizar 5,5 millones de toneladas al año y está conectado con los puertos del Río Magdalena y con el corredor férreo Chiriguaná - Santa Marta. La red es también estratégica para la movilización de carga desde el centro del país hacia los puertos marítimos del norte de Colombia.

“Luego de realizar más de 13 trenes de prueba en los últimos años, en los dos corredores, con acero, cemento, palanquilla de acero, contenedores y bebidas, entre otros productos; hoy logramos consolidar la operación comercial. Esto es una gran noticia para el país porque los trenes empiezan a ser parte de la conectividad que necesitábamos tener. Se consolida una operación que se articula de forma eficiente con los otros modos de transporte como el carretero, el fluvial y el portuario. La infraestructura en la actualidad debe ser moderna y apostarle a intermodalidad”, aseguró el presidente de la ANI, Dimitri Zaninovich. En la inversión que hizo el Gobierno Nacional para la recuperación de estos dos corredores férreos, se rehabilitaron y recuperaron los tramos afectados; se hicieron labores de mantenimiento y control de tráfico, lo que ha permitido demostrar a los futuros operadores de carga las condiciones de los corredores para su operación.

“En el tren son muchas empresas las que han demostrado tener un interés por concretar una operación permanente, consideran que este modo de transporte les agrega valor, por el tipo de carga que manejan y los puntos donde necesitan tenerla, confían además en que pueden trasladarla en mayores cantidades y de una forma más efectiva. Tener estas líneas férreas activas es un logro para la competitividad del país”, reiteró el presidente de la ANI.

El trabajo de recuperación de los corredores hacen parte del plan que tiene el Gobierno Nacional para que diferentes modos de transporte, como el terrestre, el fluvial y el férreo se conjuguen para hacer al país más competitivo en términos de conectividad.

De hecho, las autoridades de infraestructura y transporte ya formularon el Plan Maestro de Transporte Multimodal, en el que se plantean los pasos a seguir para los próximos 12 años para hacer estas intenciones realidad, en donde la red férrea es parte estructural.

“El tren es un medio de transporte seguro, que reduce la contaminación, ayuda a descongestionar el tráfico de las ciudades. Permite también movilizar mayor cantidad de carga, disminuye los costos operativos, dinamiza la economía de su área de influencia y optimiza la cadena logística en las grandes ciudades”, concluyó la ANI.