Infraestructura

A estudio, el nuevo Chirajara

La empresa Coviandes analiza las ofertas para el diseño y construcción del viaducto.

Implosión puente Chirajara

Infraestructura Por: Portafolio

Cuatro años después de haber dado inicio a la construcción del viaducto de Chirajara, en la vía al Llano, el proyecto fue derribado por errores en el diseño de la pila C de esta estructura.

El resultado de los estudios contratados determinó en abril de este año que la tragedia, ocurrida el 15 de enero y en la que nueve personas murieron y ocho más quedaron heridas tras el desplome de la pila B, era producto de errores en los diseños de la obra a cargo de la firma Coviandes.

(Lea: Apenas segundos tardó implosión de pila restante del Puente Chirajara

En esa misma fecha, el concesionario también anunció que había invitado a reconocidos grupos internacionales para que ofertaran el diseño y construcción del nuevo puente de Chirajara.

Este diario consultó a Coviandes y, a la fecha, todavía no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

Sin embargo, la entidad resaltó que la meta es comenzar las obras del nuevo viaducto a la menor brevedad posible.

Para el trabajo de implosión, que se inició ayer sobre las 2:10 de la tarde, utilizaron 200 kilos de explosivos, 3.000 metros de cordón detonante y 30 detonadores. En total, 300 personas trabajaron en las labores de demolición.

Según José Álvaro Jaramillo, de la empresa Atila, encargada de esa operación, el uso de los explosivos controlados se hizo con el fin de disminuir la sismicidad, el impacto de la caída, el ruido y la dispersión del material.

Al momento de la detonación, tras 15 minutos de preparación previa, una nube de polvo se levantó sobre esta zona ubicada a 63 kilómetros de Bogotá, en Guayabetal (Cundinamarca) por cerca de 10 minutos.

Plan de contingencia

Con el fin de atender las posibles dificultades que podría presentar la implosión y el cierre total de la vía que está a la altura del puente Chirajara, Coviandes adelantó tareas de prevención y atención a la comunidad. Por un lado, la entidad adelantó reuniones con las administraciones departamentales y municipales, con los integrantes del Comité Municipal de Gestión del Riesgo y diversos organismos de socorro, Consejo Departamental y Municipal para la Gestión del Riesgo y gremios, entre otros.

También, el concesionario instaló afiches y distribuyó volantes en el área de influencia directa entre los usuarios del carreteable y la comunidad educativa, lo que incluyó a residentes de Casa de Teja y Susumuco.