Infraestructura

Avanzan las reparaciones de los daños en la vía al Llano

La ANI recorrió los principales puntos afectados por los derrumbes y encontraron que la mayoría operan con normalidad.

Vía al Llano

Infraestructura Por: Portafolio

Luego de que la vía Bogotá-Villavicencio llevara varios días cerrada, la mayoría de los puntos críticos ya fueron controlados.

Eso aseguró ayer la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), luego de hacer un recorrido por los principales puntos afectados, que según habían calculado, eran 21.
De acuerdo con la entidad, al final de la jornada de ayer el corredor Bogotá-Villavicencio operaba con normalidad. “Persisten algunos pasos controlados en los puntos afectados por el retiro de material. Mantenemos el monitoreo constante en el corredor para garantizar la seguridad de los usuarios”, aseguró la entidad.

(Lea: Restablecen paso por la vía al Llano). 

HAY MÁS PUNTOS CRÍTICOS 

Pese a que se ha dicho en varias ocasiones que hay 21 puntos críticos, la concesionaria dijo que habían muchos más.

En una reunión con los gremios del Meta, el gerente de la Concesionaria Vial de los Andes (Coviandes), Alberto Mariño, aseguró que a lo largo de la vía al Llano hay al menos 80 puntos críticos y llamó a las entidades de gestión de riesgo a aportar en la solución de los problemas de la carretera.

El pronunciamiento lo hizo el martes pasado en el auditorio de la Cámara de Comercio de Villavicencio, donde estaba programada la instalación de una veeduría ciudadana de seguimiento a la vía, acto que no se realizó porque la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, no pudo asistir a causa de problemas de conexión aérea entre Bogotá y Villavicencio.

En esos temas, de acuerdo con el directivo, los alcaldes no pueden trabajar solos, deben contar con el concurso de aquellas empresas o entidades del Estado que tienen que ver con la gestión del riesgo, además de la Agencia Nacional de Infraestructura, las corporaciones ambientales, las gobernaciones, entre otras.

Entre los sitios que requieren atención, de acuerdo con Mariño, están los 21 donde se presentaron deslizamientos el pasado 26 de agosto.

No obstante, el directivo de la concesionaria consideró que los kilómetros 58 y 64 requieren una inmediata y urgente atención, prolongando los falsos túneles allí construidos, reforzando el del kilómetros 64, y se deben adelantar trabajos para mitigar los deslizamientos del talud.

Mariño mostró fotografías de cerca de una decena de lugares en los que se presentan dificultades y explicó que algunas de las causas de los deslizamientos son la presencia de cultivos y galpones y la falta de manejo controlado de aguas.

Ante las preguntas de los asistentes relacionadas con el hecho de que algunos deslizamientos, como el del kilómetro 64 + 200 m, se presentan por explosiones en la obra, Mariño respondió que allí no se hacen explosiones masivas sino chisperos, y “no hay un estudio que indique que las voladuras tipo chispero tenga alguna incidencia en lo que está sucediendo en esa montaña, conocida como Los Picos, donde se presentan deslizamientos desde hace más de 20 años”.

El gerente de Coviandes contó que en el sector de Servitá, en la antigua vía a Villavicencio, la montaña presenta varios deslizamientos en la zona alta que en absoluto tienen que ver con la construcción de la carretera, porque ésta pasa muy distante.

El alcalde de Guayabetal, Javier Castro, en cuyo municipio se presentan las mayores afectaciones sobre la vía, expresó que es necesario la consecución de los recursos para comprar los predios y empezar a trabajar en obras de protección de la montaña y la vía. Carlos García, en representación de la ANI, señaló que están en la gestión de conseguir los recursos para atender de manera urgente e inmediata los kilómetros 64, 68 y 44.