1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

‘La comunidad, pieza clave en un proyecto de minería ’

La directora ejecutiva del GDIAM afirma que una operación extractiva debe estar articulada con el Estado, la población y el sector privado.

María Isabel Ulloa, directora ejecutiva, Grupo de Diálogo sobre Minería en Colombia (GDIAM).

María Isabel Ulloa, directora ejecutiva, Grupo de Diálogo sobre Minería en Colombia (GDIAM).

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 24 de 2017 - 10:08 p.m.
2017-05-24

El Grupo de Diálogo sobre Minería en Colombia (GDIAM) aparece en momentos en que el sector extractivo busca una tabla de salvación que le brinde estabilidad jurídica a la operación y de paso se involucre a las comunidades en toda la cadena.

En conversación con Portafolio, María Isabel Ulloa, exviceministra de Minas, y hoy directora ejecutiva del GDIAM, indica que el propósito es construir acuerdos sobre cómo la minería en Colombia puede contribuir al desarrollo sostenible e incluyente del país.

Y que las discusiones deben estar orientadas al consenso en los temas ecológicos, étnicos y culturales, para crear valor y articular las comunidades, las compañías mineras, el Estado, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil en el uso de suelo y subsuelo.

¿Cuál sería el papel del GDIAM para prevenir los vacíos de información, que según el sector minero, se están llenado con verdades falsas?


El reto es articular la relación entes territoriales y gobierno nacional. Tiene que ver con regulación en términos de política pública. Se debe insistir para que el Gobierno abra una agencia para el diálogo intercultural. Un puente permanente entre las comunidades, el Gobierno, y las empresas mineras.

¿Cuál es la conclusión a la que ha llegado el GDIAM?

Lo que se observa en el territorio es que se presentan diálogos para una discusión particular. El diálogo debe ser permanente, incluso desde antes del inicio de un proyecto. No solamente entre las empresas y la comunidad, sino que además esté presente el Estado.

¿El GDIAM, como ficha clave en el proceso de relacionamiento?

Ser el ejemplo de diálogo intercultural, más en un cómo, que en un qué. Es un grupo conformado por personas de diversas visiones que tienden lazos de confianza a través de la simetría de la información para llegar a consensos. Ese es el punto de partida para el diálogo, más en un proyecto minero.

¿La comunidad debe ser el origen de un proyecto minero?

La manera más efectiva y eficaz de lograr el desarrollo sostenible de un proyecto minero es involucrando no solo a la comunidad, sino a los demás protagonistas en un diálogo, para entender y comprender sus puntos de vista.

¿Cómo sintonizar un proyecto minero con las comunidades?

Hay que entender y comprender las necesidades, el entorno económico y visión cultural de la comunidad. Más cuando son comunidades étnicas. Hay que promover el diálogo intercultural. La cultura entre uno y otro municipio son diferentes. El Estado y las compañías mineras tienen que ser un ciudadano más de ese municipio.

¿Cómo debe ser el diálogo?

No hay que entablar diálogos para calmar a las comunidades. Para tenerlas calladas. El diálogo debe ser transparente con información veraz. Sin asimetrías de información. La relación es de mutua confianza.

El reto del Estado es sincronizar el uso del suelo con el del subsuelo, ¿engranaría el GDIAM en la fórmula?

El punto común es el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales. El consenso es entre el territorio con la nación. En la consulta previa debe haber garantías para todos. Y todos tienen derechos dentro del consenso y el diálogo.

¿El GDIAM podría ser la tabla de salvación para rescatar la operación minera?

Sí, por legitimidad. El Grupo representa a todos los sectores involucrados, con visiones diversas y muy diferentes que están relacionadas con el sector minero. Da luces para que cada una de las posturas se sienten a la mesa para llegar a un consenso. Catorce personas, muy disímiles, crearon un documento de 137 páginas para que el sector extractivo los pueda aplicar para el desarrollo armonioso de la actividad.

¿El GDIAM ha participado en la redacción del proyecto de ley que busca reglamentar el tema de las consultas previas?

Se ha trabajado de la mano con el Ministerio del Interior para que los puntos de vista del GDIAM sean tomados en cuenta. Es tratar de nutrir la discusión desde un punto medio donde puedan confluir todas las visiones para que el Estado establezca una normatividad en la que todos estén abiertos al diálogo para fortalecer una política pública minera.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Compartir