1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

La ecuación de la tecnología cambió en beneficio del cliente

Entre los principales retos que tiene el sector es el de suplir las necesidades de los usuarios, como los ‘millennials’, y democratizar el uso de dispositivos móviles.

Móviles

“Los fabricantes tienen que estar en constante lectura de su mercado, cerca de sus clientes, para producir modelos que se ajusten a ellos".

123rf

POR:
Portafolio
febrero 07 de 2018 - 09:19 p.m.
2018-02-07

El sector tecnológico y particularmente el de móviles, como lo exige la concepción misma de su negocio, está en permanente evolución y cambio, buscando una mayor satisfacción del cliente a través del esfuerzo por suplir sus necesidades particulares de consumo.

(Lea: Usuarios de smartphones gastaron 86.000 millones de dólares en aplicaciones en 2017)

Esta es la razón para que se hagan modificaciones de fondo para movernos a esquemas que llevan los equipos hasta las vitrinas de los operadores, retailers, tiendas propias, a grandes superficies. No solo distribuyendo un mayor volumen de equipos y otorgando más acceso, sino habilitando la posibilidad de nuevas formas de financiamiento a través de tarjetas de marca compartida e incluso de modelos de financiación más cercanos al usuario.

(Lea: Un colombiano en el comité ejecutivo de Telefónica)

Esta decisión, lejos de matar el mercado como muchos lo creyeron, se convirtió en una forma de democratizarlo.

Hoy, el 72% de los hogares colombianos tienen acceso a un smartphone, haciendo de éste el terminal más popular entre los colombianos –por encima del computador– para acceder a internet, según la primera gran encuesta TIC, y demostrando con ello que el alcance de estos equipos de cara al progreso es innegable.

A esto se suman otros esfuerzos como la eliminación del IVA para equipos de menos de $700.000 que llegó con la reforma tributaria de 2016 y que encaja perfectamente con la apuesta de fabricantes, quienes nos hemos enfocado en generar la mejor relación calidad-costo, que beneficie a nuestros usuarios.

Con todo este camino, no se puede desconocer que el desarrollo de un mercado como este puede impactar positivamente a países como Colombia a través de incrementos en el acceso al conocimiento, ser un facilitador de metodologías de teletrabajo y aumentar la adopción del Internet de las Cosas (IoT), que hoy está transformando la manera cómo operan las diferentes industrias de cara a un mejor aprovechamiento de recursos e índices de producción más altos, así como modificaciones y expansiones acertadas de los portafolios de productos y la creación de experiencias, más que de bienes, para enganchar a un consumidor con su marca.

LOS 'MILLENNIALS’

En toda esta ecuación el factor más importante es tal vez la generación de los millennials, quienes han adoptado con facilidad los diferentes avances tecnológicos y los alcances de dispositivos como los smartphones.

Hoy, además de enfrentarnos a una generación consciente del medio ambiente, que siente empatía con marcas que se comprometen con causas sociales, también tenemos un consumidor exigente, que sabe lo que quiere y que espera el mejor desempeño, un diseño de primera categoría y posibilidades infinitas de creación con un teléfono.

EL NEGOCIO CAMBIÓ


Dejamos, hace tiempo, de producir equipos que responden a los alcances de nuestros técnicos o a los avances de la competencia para concentrarnos en las necesidades de nuestros usuarios, en lo que se ajusta a sus perfiles, en darles una experiencia personalizada en la que el límite ya no está en la máquina y en su duración, sino en la imaginación de su dueño.

Esta dinámica hizo que ya no sea el cliente el que tenga que buscar entre millones de referencias uno que se adecúe, medianamente, a su estilo de vida (personal y profesional) sino que nos obliga a los fabricantes a estar en constante lectura de nuestro mercado, cerca de nuestros clientes para que, a través de sus requerimientos, que llevamos a nuestros laboratorios, podamos producir modelos que se ajusten a ellos.

Esta tendencia no tiene reversa y lo aplaudimos porque nos obliga a la constante innovación y la necesidad de realmente diferenciarnos. La ecuación ha cambiado para beneficio del consumidor.

LA MODERNIZACIÓN, OTRA CRUZADA

Sumado a los esfuerzos anteriormente mencionados, el consumidor también se ha convertido en el centro de la modernización, al menos para empresas como Alcatel, porque sabemos que hoy la tecnología lejos de ser un lujo es un habilitador de oportunidades para las personas, un canal de acceso al conocimiento, al mundo de los negocios y una condición para el desarrollo de la nueva economía –que incluye los modelos disruptivos que están transformando industrias como el retail, el transporte, la banca, y en general los servicios financieros, por mencionar algunas–.

Este frente está directamente relacionado con la necesidad de llevar a los millones de colombianos que hoy usan equipos que funcionan sobre tecnología 2G a las más avanzadas –3G y 4G–. Y el esfuerzo no es menor, pues de acuerdo con las cifras del estudio ‘Economía Móvil América Latina y El Caribe 2017’ realizado por el GSMA, el 46% de la población colombiana está conectada a través de este tipo de tecnología mientras que para los otros tipos, los porcentajes son de 39% (3G) y 15% (4G). El reto entonces es con casi la mitad de la población que tiene servicios móviles.

¿Esto qué significa para los usuarios de telefonía móvil en Colombia? Que hay que buscar –y acá usaré una analogía de progreso con la todos estamos familiarizados– que no solo entiendan lo que significa dejar de transitar por vías terciarias y hacerlo sobre la carreteras de cuarta generación, sino que aprovechen las oportunidades que solo una mejor tecnología puede brindarles.

El foco no es desplegar tecnología por desplegarla por todo el territorio nacional sino democratizarla, con todo lo que esta palabra significa, y con ella el acceso al conocimiento, la posibilidad de crear nuevos negocios enmarcados en lo que se conoce como la economía digital, y abrir un canal que está alineado con los objetivos de progreso de un país como el nuestro.


Carlos Mateus
Country Manager de Alcatel Colombia, marca de TCL Communications

Compartir