1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

La reinserción intelectual vs la reinserción de las Farc

Esta es la historia de experiencias de cerebros fugados retornados al país frente los beneficios a los desmovilizados.

¿Cuál será el resultado de la reinserción de los ex-miembros de las Farc?

¿Cuál será el resultado de la reinserción de los ex-miembros de las Farc?

Archivo particular.

POR:
Portafolio
septiembre 14 de 2017 - 08:00 p.m.
2017-09-14

En la década de los años 70 del siglo pasado, muchos estudiantes universitarios nos encontrábamos con dos posibles caminos hacia el final de la carrera: (1) Irse al monte a unirse a algún movimiento rebelde con el falso ideal de transformar el país, y, (2) Salir de la universidad y buscar la forma de estudiar en el exterior para aprender métodos, técnicas y tecnologías avanzadas para traer al país, y contribuir de una manera limpia y positiva al progreso y desarrollo del mismo.

(Lea: Una cara más del desplazamiento forzado

Así, emprendí un viaje a Japón el 7 de octubre de 1982, beneficiado con una beca del Ministerio de Educación del “Imperio del Sol Naciente”.

(Lea: La paz: responsabilidad de los empresarios en el posconflicto

Desde el momento en que pisamos el suelo japonés estábamos maravillados por el orden, el aseo, la belleza y además, todo funcionaba como un relojito.

(Lea: La paz no es el abono de la economía que el Gobierno vende: Universidad de La Sabana

Internamente muchos pensábamos, “si los japoneses lo hicieron, por qué nosotros no lo hemos podido lograr”. De ahí viene la determinación: aprenderé al máximo de lo que hay aquí y cuando regrese a Colombia lo pondremos en práctica.

De una nos empezamos a sumergir en la maravilla del idioma japonés con sus 2.000 caracteres, y tres silabarios incluido el alfabeto romano.

Fue un camino duro, pero un día tuve una iluminación que fue: Ajá. Lo que pasa es que el cerebro de los japoneses funciona distinto. Ellos tienen un compilador (diccionario) en la cabeza que convierte las palabras que reciben en los sonidos que luego son convertidos en caracteres y estos a su vez en ideas.

Para hablar hacen el proceso contrario, de tal forma que primero conciben las ideas, luego las convierten en caracteres, a su vez estos son convertidos en los sonidos apropiados para luego poderlas hablar.

Comparados con nosotros tienen dos pasos adicionales en el proceso. Con esto claro, hice click y me disparé de manera vertiginosa en el aprendizaje del idioma.

Después de estar un año en la universidad de Tsukuba como estudiante investigador, dos años en la maestría, varios cursos más, varios años de experiencia en empresas japonesas y americanas, crear mi propia empresa, una quiebra y un divorcio, acompañar a senadores, ministros, altas delegaciones colombianas, regresé al país decidido a aportar mi conocimiento, experiencia y visión para el desarrollo del país.

Solo fue llegar, para encontrarme con la realidad que iba a ser muy difícil reincorporarme al país. Visité muchas oficinas, busqué entrevistas y me reuní con muchos amigos.
Dentro de ellos, estuvo un amigo que tuvo parte en el proceso de reinserción del M19, quien me contaba los beneficios que fueron recibiendo.

Con estas historias, empecé a entender que se premiaba el haber atentado contra el Estado, pero que traer los conocimientos para construir un nuevo país no eran tan valiosos.

Luego vino la desmovilización de los grupos paramilitares, que lograron prebendas, beneficios legales y económicos, hasta recibieron un estatus social especial. Mientras por otro lado se hizo un programa de recuperación de cerebros con Colciencias y las noticias de esos pobres que regresaron eran realmente muy desalentadoras.

¿Cuál será el resultado de la reinserción de los ex-miembros de las Farc? ¿Qué mensaje recibirán los compatriotas que estudian para aportar a ese nuevo país que todos soñamos desde hace varias generaciones?

Manuel Alberto Guerrero,
profesor y consultor en TIC.

Compartir